Conoce Sobre el VIH

El VIH O Virus de la Inmunodeficiencia Humana es un retrovirus que ataca al sistema inmunitario de la persona infectada.

El sistema inmunitario es la defensa natural de nuestro cuerpo frente a los microorganismos infecciosos, como las bacterias, virus y hongos capaces de invadir nuestro organismo.

El VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) es un virus que ataca el sistema inmunitario del cuerpo. Si no se trata, puede causar SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida).

Al saber lo básico sobre el VIH, puede mantenerse sano y prevenir la transmisión del VIH.

¿Qué debes tener en cuenta?

  • No hay en la actualidad una cura eficaz. Una vez que se contrae el VIH, se lo tiene de por vida.
  • Sin embargo, con la atención médica adecuada, se puede controlar. Las personas con infección por el VIH que reciben tratamiento eficaz pueden tener una vida larga y saludable, y proteger a sus parejas.
Contenido

¿Qué es el VIH - SIDA?

El VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) es un virus que ataca el sistema inmunitario del cuerpo. Si no se trata, puede causar SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). Al saber lo básico sobre el VIH, puede mantenerse sanoprevenir la transmisión del VIH. 

 

Acerca del VIH

Infórmese sobre su nivel de riesgo y como reducirlo

¿Qué es el HIV?

El VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) es un virus que ataca el sistema inmunitario del cuerpo. Si no se trata, puede causar SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida).

No hay en la actualidad una cura eficaz. Una vez que se contrae el VIH, se lo tiene de por vida.

Sin embargo, con la atención médica adecuada, se puede controlar

• Las personas con infección por el VIH que reciben tratamiento eficaz pueden tener una vida larga y saludable, y proteger a sus parejas.

¿De dónde provino el VIH?

La infección por el VIH en los seres humanos provino de un tipo de chimpancé de África Central.

La versión del virus en los chimpancés (llamado virus de inmunodeficiencia símica o VIS) se pudo haber transmitido a los seres humanos cuando cazaban a los chimpancés por los por su carne y entraron en contacto sangre infectada.

Los estudios muestran que el VIH pudo haber pasado de los chimpancés a los seres humanos ya a finales de los años 1800.

El virus se propagó lentamente por toda África a lo largo de varias décadas y, luego, a otras partes del mundo. Sabemos que el virus ha estado en América desde la segunda mitad de los años 70, como mínimo.

¿Cómo sé si tengo el VIH?

La única forma de saber con toda certeza si tiene el VIH es haciéndose la prueba.

Saber si lo tiene o no lo ayuda a tomar decisiones saludables para que prevenga contraer o transmitir el VIH.

 
 

¿Hay síntomas?

En algunas personas produce síntomas similares a los de la influenza dentro de 2 a 4 semanas después de la infección (lo cual se llama infección aguda por el VIH). Estos síntomas pueden durar algunos días o varias semanas. Los síntomas posibles incluyen:

• Fiebre

• Escalofríos

• Sarpullido

• Sudores nocturnos

• Dolores musculares

Dolor de garganta

Fatiga

Inflamación de los ganglios linfáticos

Úlceras en la boca

Sin embargo, puede que durante la infección aguda por el VIH algunas personas no se sientan enfermas. Si tiene estos síntomas, no significa que tenga la infección por el VIH. Otras enfermedades pueden causar los mismos síntomas.

Vea a un proveedor de atención médica si tiene estos síntomas y cree que podría haberse expuesto al VIH. Hacerse la prueba del VIH es la única manera de saberlo con toda seguridad

 

¿Cuáles son las fases del VIH?

Cuando las personas que tienen el VIH no reciben tratamiento, la infección generalmente pasa por tres fases de progresión. Pero los medicamentos para el VIH pueden desacelerar o prevenir la progresión de la enfermedad. Con los avances en el tratamiento, la progresión a la fase 3 es menos común hoy en día de lo que era al principio.

Fase 1: Infección aguda por el VIH

Las personas tienen una gran cantidad de VIH en la sangre. Son muy contagiosas

Algunas personas tienen síntomas similares a los de la influenza. Esta es la respuesta natural del cuerpo a la infección.

Pero puede que algunas personas no se sientan enfermas inmediatamente o en absoluto.

Si usted tiene síntomas similares a los de la influenza y cree que podría haberse expuesto al VIH, busque atención médica y pida que le hagan una prueba de diagnóstico de la infección aguda por el VIH.

Solo se puede diagnosticar con las pruebas de antígenos y anticuerpos, o con las pruebas de ácido nucleico (NAT)

Fase 2: Infección crónica por el VIH

La fase de infección crónica por el VIH también se llama fase de infección asintomática o de  latencia clínica.

Durante esta fase, el virus sigue estando activo, pero se reproduce a niveles muy bajos.

Durante esta fase las personas podrían no presentar ningún síntoma ni sentirse enfermas.

La fase puede durar una década o más si no se toman medicamentos para el VIH, pero en algunas personas la progresión puede ser más rápida.

Durante la fase de infección crónica se puede transmitir el VIH.

Al final de esta fase, aumenta la cantidad del VIH en la sangre (la cual se llama carga viral) y se reduce el recuento de células CD4. A medida que van aumentando los niveles de virus en el cuerpo y la infección va progresando a la fase 3, las personas pueden presentar síntomas.

Las personas que toman los medicamentos para el VIH según las indicaciones podrían no llegar nunca a la fase 3.

Fase 3: Síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA)

El síndrome de inmunodeficiencia adquirida es la fase más grave de la infección por el VIH.

Las personas con SIDA tienen el sistema inmunitario tan dañado que comienzan a tener una cantidad cada vez mayor de enfermedades graves, las cuales se llaman infecciones oportunistas Las personas reciben el diagnóstico de SIDA cuando sus recuentos de células CD4 caen por debajo de 200 células/mm o cuando comienzan a presentar ciertas infecciones oportunistas.

Las personas con SIDA pueden tener niveles de carga viral elevados y ser muy contagiosas.

Sin tratamiento, las personas con SIDA sobreviven aproximadamente tres años, por lo general.

¿Cómo
se
transmite
el VIH?

La mayor parte de las personas que contraen el VIH, lo contraen a través de las relaciones sexuales anales o vaginales, o al compartir agujas, jeringas u otros implementos para la inyección de drogas

Responderemos algunas de las preguntas más frecuentes sobre el riesgo de transmisión del VIH según diferentes tipos de actividad sexual, el consumo de drogas inyectables y otras actividades de riesgo.

Formas en que se puede transmitir el VIH

Riesgo alto

¿Puedo contraer el VIH a través de las relaciones sexuales anales?

Puede contraer el VIH si tiene relaciones sexuales anales con alguien que tiene el VIH sin usar protección (como condones o medicamentos para tratar o prevenir la infección por el VIH).

Las relaciones sexuales anales son el tipo de actividad sexual de mayor riesgo para contraer o transmitir el VIH.

Ser el integrante receptivo de la pareja (bottom) es más riesgoso que ser el insertivo (top).

Su riesgo de contraer el VIH es muy alto porque la mucosa que recubre el recto es delgada y puede permitir la entrada del VIH al cuerpo durante las relaciones sexuales anales.

El insertivo también tiene riesgo porque el VIH puede entrar al cuerpo por el orificio que se encuentra en la punta del pene (uretra), por el prepucio (si el pene no está circuncidado) o por pequeños cortes, rasguños o llagas abiertas en cualquier parte del pene.

¿Puedo contraer el VIH a través de las relaciones sexuales vaginales?

Puede contraer el VIH si tiene relaciones sexuales vaginales con alguien que tiene el VIH sin usar protección (como condones o medicamentos para tratar o prevenir la infección por el VIH).

Las relaciones sexuales vaginales implican menor riesgo de contraer el VIH que las anales receptivas.

Cualquiera de los integrantes de la pareja puede contraer el VIH durante las relaciones sexuales vaginales.

La mayoría de las mujeres que contraen el VIH, lo contraen a través de las relaciones sexuales vaginales. El VIH puede entrar al cuerpo de la mujer durante las relaciones sexuales vaginales a través de las membranas mucosas que recubren la vagina y el cuello uterino.

Los hombres también lo pueden contraer durante las relaciones sexuales vaginales. La razón es que las secreciones vaginales y la sangre pueden tener el virus. Los hombres lo contraen a través del orificio que se encuentra en la punta del pene (uretra), el prepucio (si no están circuncidados) o pequeños cortes, rasguños o llagas abiertas en cualquier parte del pene.

¿Qué líquidos corporales transmiten el VIH?

El VIH se puede transmitir solamente a través de ciertos líquidos corporales. Estos líquidos incluyen:

• Sangre

• Semen

• Líquido preseminal

• Secreciones rectales

• Secreciones vaginales

• Leche materna

Para que ocurra la transmisión, estos líquidos deben entrar en contacto con una membrana mucosa o un tejido lesionado o inyectarse directamente en el torrente sanguíneo (por una aguja o jeringa). Las membranas mucosas se encuentran dentro del recto, la vagina, el pene y la boca.

¿El VIH se puede transmitir de madre a bebé?

El VIH puede transmitirse de madre a bebé durante el embarazo, el parto o el amamantamiento. Sin embargo, es menos común debido a los avances en la prevención y el tratamiento del VIH.

Este tipo de transmisión se llama transmisión perinatal o transmisión de madre a hijo.

La transmisión de madre a hijo es la forma más común en que los niños contraen el VIH.

Las recomendaciones de hacerles la prueba del VIH a todas las mujeres embarazadas y de comenzar el tratamiento de inmediato han reducido la cantidad de bebés que nacen con el VIH.

Si una madre que tiene el VIH toma los medicamentos para el VIH a diario según las indicaciones, durante todo el embarazo y el parto, y le da medicamentos para el VIH al bebé por 4-6 semanas después de nacer, el riesgo de que le transmita el virus al bebé puede ser de menos del 1 %.

¿Puedo contraer el VIH por compartir agujas, jeringas u otros implementos para la inyección de drogas?

Usted tiene un alto riesgo de contraer el VIH si comparte agujas, jeringas u otros implementos para la inyección de drogas con alguien que tiene el VIH. No comparta nunca las agujas u otros implementos para inyectarse drogas, hormonas, esteroides o silicona.

Las agujas, jeringas y otros implementos para la inyección usados podrían tener sangre de otra persona, y la sangre puede transmitir el VIH.

Las personas que se inyectan drogas, además, están en riesgo de contraer el VIH (y otras enfermedades de transmisión sexual) porque pueden tener comportamientos sexuales de riesgo, como relaciones sexuales sin protección (p. ej., condones o medicamentos para prevenir o tratar el VIH).

Si usted comparte agujas, jeringas u otros implementos para la inyección de drogas también está en riesgo de contraer hepatitis B, hepatitis C y otras infecciones.

Si ya tengo el VIH, ¿puedo contraer otro tipo de VIH?

Cuando una persona que tiene el VIH contrae otro tipo, u otra cepa, del virus, se dice que tiene una sobreinfección por el VIH.
La cepa nueva del VIH puede reemplazar a la original o permanecer en el cuerpo a la par. Las sobreinfecciones pueden hacer que algunas personas se enfermen más, y con mayor rapidez, debido a que la cepa nueva del virus es resistente a los medicamentos que toman para la cepa original (la terapia antirretroviral o TARV).

Las sobreinfecciones difíciles de tratar son raras. Tomar los medicamentos para tratar el VIH puede ayudar a prevenir las sobreinfecciones. Si usted y su pareja tienen el VIH y mantienen una carga viral indetectable, no se transmitirán el uno al otro durante las relaciones sexuales.

¿Cuáles son algunas de las formas poco comunes en que se ha transmitido el VIH?

De poco a nada de riesgo

Hay poco o nada de riesgo de contraer el VIH a través de las siguientes actividades.

Para que haya transmisión, sería necesario que sucediese algo muy inusual.

Las relaciones sexuales orales

Las relaciones sexuales orales que impliquen poner la boca en el pene (felación), la vagina (cunilingus) o el ano (anilingus) de la otra persona.

Los factores que podrían afectar este riesgo incluyen la eyaculación en la boca cuando se tienen úlceras bucales, sangrado en las encías o llagas genitales, y la presencia de otras enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Se pueden contraer otras enfermedades de transmisión sexual a través de las relaciones sexuales orales. Y si le entran heces en la boca al practicar anilingus, puede contraer hepatitis A y B; parásitos, como Giardia; y bacterias, como ShigellaSalmonellaCampylobacter y E. coli.

El lugar de trabajo

La causa más probable es pincharse con una aguja u otro objeto punzante contaminados.

La práctica cuidadosa de las medidas de precaución estándares protege a los pacientes y al personal de atención médica de la posible transmisión ocupacional del VIH.

La atención médica

• Las reservas de sangre y los órganos y tejidos donados son analizados minuciosamente, de modo que es muy improbable que contraiga el VIH a través de una transfusión de sangre, productos de la sangre o un trasplante de órganos o tejidos.

No se puede contraer el VIH al donar sangre. Los procedimientos de extracción de sangre están muy regulados y son muy seguros.

 

Los alimentos premasticados

• Los únicos casos conocidos son en bebés. La contaminación ocurre cuando un cuidador tiene sangre en la boca que se mezcla con la comida que le da premasticada al bebé.

No se puede contraer el VIH por consumir los alimentos que alguien con el VIH haya manipulado.

Las mordeduras

Cada uno de los muy pocos casos documentados ha involucrado traumatismo grave con daño extenso a los tejidos y la presencia de sangre. Puede producirse transmisión cuando las lesiones abiertas en la piel, las heridas o las membranas mucosas de una persona entran en contacto con la sangre o los líquidos corporales mezclados con sangre de una persona con el VIH.

No hay riesgo de transmisión si no hay lesiones abiertas en la piel.

Los besos profundos de boca abierta

Aunque es muy infrecuente, puede producirse transmisión si las dos personas tienen llagas o sangrado en las encías, y la sangre de la persona con el VIH entra al torrente sanguíneo de la persona VIH negativa.

El VIH no se transmite al darse un beso de boca cerrada o “social” con una persona que tiene el VIH.

El VIH no se transmite a través de la saliva.

De mujer a mujer

Los informes de casos de transmisión del VIH de mujer a mujer son muy infrecuentes.

Las secreciones vaginales y la sangre menstrual podrían tener el virus y la exposición a estos líquidos a través de las membranas mucosas (de la vagina o la boca) podría potencialmente causar la infección por el VIH.

Los tatuajes y las perforaciones corporales

No se sabe de ningún caso en los Estados Unidos de alguien que haya contraído el VIH de esta manera.

Sin embargo, es posible que se contraiga el VIH a través de los tatuajes o las perforaciones corporales si el equipo que se usa para estos procedimientos tiene la sangre de otra persona o si se comparte la tinta. Las probabilidades de que esto ocurra son mayores cuando la persona que hace el procedimiento no cuenta con la autorización debida porque existe el potencial de prácticas no higiénicas, como compartir agujas o tinta.

Si se hace un tatuaje o una perforación corporal, asegúrese de que la persona que haga el procedimiento cuente con la autorización debida y que solamente use agujas, tinta y demás artículos nuevos o esterilizados.

Formas en las que NO se transmite el VIH

De ningun riesgo

¿Qué tan bien sobrevive el VIH fuera del cuerpo?

El VIH no sobrevive mucho fuera del cuerpo humano (por ejemplo, en las superficies) y no se puede reproducir fuera de un hospedador humano. No se transmite:

A través de los mosquitos, las garrapatas u otros insectos.

Por la saliva, las lágrimas o el sudor.

Al abrazar, darle la mano, usar el mismo inodoro, compartir platos o darle besos de boca cerrada o “besos sociales” a una persona que tiene VIH

A través de otras actividades sexuales que no involucren el intercambio de líquidos corporales (por ejemplo, tocarse).

Por el aire.

¿Qué puede aumentar el riesgo de contraer o transmitir el VIH?

Factores que aumentan el riesgo de contraer el VIH

La carga viral

Mientras más alta sea la carga viral de una persona, mayores serán sus probabilidades de transmitir el VIH.

La carga viral es la cantidad de VIH que las personas infectadas tienen en la sangre.

La carga viral es mayor durante la fase aguda de infección por el VIH, y sin el tratamiento para el VIH.

Tomar los medicamentos para el VIH puede hacer que la carga viral llegue a niveles muy bajos, tan bajos que las pruebas no la pueden detectar (lo cual se llama tener una carga viral indetectable).

Las personas con el VIH que mantienen una carga viral indetectable (o mantienen la supresión viral) pueden vivir muchos años y de manera saludable. Tener una carga viral indetectable también ayuda a prevenir la transmisión del virus a otras personas a través de las relaciones sexuales o al compartir agujas, jeringas u otros implementos para la inyección de drogas, o de madre a hijo durante el embarazo, el parto y el amamantamiento.

Otras enfermedades de transmisión sexual

Si tiene otra enfermedad de transmisión sexual (ETS), las probabilidades de que contraiga o transmita el VIH pueden ser mayores.

Hacerse las pruebas y recibir tratamiento para las enfermedades de transmisión sexual que tenga puede reducir sus probabilidades de contraer o transmitir el VIH y otras ETS.

Si usted tiene el VIH y mantiene una carga viral indetectable, contraer una ETS no parece aumentar el riesgo de transmitir el VIH.

Pero las ETS pueden causar otros problemas.

Usar condones puede reducir sus probabilidades de contraer o transmitir las ETS que pueden transmitirse a través de los líquidos genitales, como la gonorrea, la clamidia y el VIH.

Si usted es sexualmente activo, tanto usted como sus parejas deberían hacerse pruebas para la detección de ETS, incluso si no tienen síntomas. Para hacerse la prueba del VIH o de otras ETS, encuentre un sitio de pruebas cercano a usted.

El consumo de drogas y el alcohol

Cuando una persona está ebria o drogada, es más probable que tenga comportamientos sexuales de riesgo; p. ej., relaciones sexuales sin protección (como condones o medicamentos para prevenir o tratar la infección por el VIH).

Estar ebrio o drogado afecta la capacidad de las personas para tomar decisiones seguras.

Si usted bebe alcohol, especialmente en atracón, o consume “drogas de diseño”, esto puede afectar su juicio, reducir sus inhibiciones y perjudicar las decisiones que tome sobre las relaciones sexuales o el consumo de drogas.

• Hace que sea más probable que tenga relaciones sexuales no planificadas, le cueste más usar condones de la manera correcta en cada relación sexual, tenga más parejas sexuales o consuma otras drogas.

Si va a una fiesta u otro lugar donde sabe que va a beber o consumir drogas, puede llevar un condón para que pueda reducir su riesgo de contraer o transmitir el VIH en caso de que tenga relaciones sexuales, vaginales o anales.

 

Hay consejería, medicamentos y otros métodos disponibles para ayudarlo a dejar de consumir alcohol o drogas, o reducir la cantidad que consume. Hable con un consejero, médico u otro proveedor de atención médica sobre las opciones que podrían ser adecuadas para usted.

El VIH y el consumo de sustancias
Infórmese sobre su nivel de riesgo y cómo reducirlo

Los trastornos de consumo de sustancias, que son patrones problemáticos de consumo de alcohol u otras sustancias —como cocaína crack, metanfetaminas (“meth”), nitrito de amilo (“poppers”), opioides recetados y heroína—, están estrechamente asociados al VIH y a otras enfermedades de transmisión sexual.

El consumo de drogas inyectables, puede ser una vía de transmisión directa del VIH si se comparten agujas, jeringas u otros implementos de inyección contaminados con el VIH. Sin embargo, beber alcohol e ingerir, fumar o inhalar drogas está asociado, también, a un mayor riesgo de contraer o transmitir el VIH. Estas sustancias alteran el juicio de las personas; esto puede llevarlas a tener comportamientos sexuales riesgosos (p. ej., tener relaciones sexuales sin condón o tener múltiples parejas sexuales), y estos comportamientos pueden aumentar sus probabilidades de contraer o transmitir el VIH.

En las personas que tienen el VIH, el consumo de sustancias puede acelerar la evolución de la enfermedad, afectar la adherencia a la terapia antirretroviral (medicamentos para el VIH) y empeorar las consecuencias del VIH en general.

Las sustancias comúnmente consumidas y el riesgo de infección por el VIH

Alcohol
Opioides
Metanfetaminas
Cocaína crack
Sustancias inhalantes

El consumo de alcohol en exceso, especialmente en atracón, puede ser un factor de riesgo importante porque se vincula a comportamientos sexuales riesgosos y, entre las personas con VIH, puede perjudicar el resultado del tratamiento.

Los opioides, una clase de droga que reduce el dolor, incluyen tanto a los medicamentos recetados como a la heroína. Se asocian a comportamientos de riesgo de transmisión del VIH, como compartir agujas estando infectado y tener relaciones sexuales riesgosas, y se han vinculado a un reciente brote de VIH.

El “meth” ha sido vinculado a comportamientos sexuales riesgosos que ponen a las personas en mayor riesgo de infección por el VIH. Puede ser inyectado, lo cual también aumenta el riesgo de transmisión del VIH si se comparten las agujas y los otros implementos de inyección.

La cocaína crack es un estimulante que puede crear un ciclo de agotamiento rápido de recursos y búsqueda de otras formas de conseguir la droga, lo cual incluye intercambiar sexo por drogas o dinero, lo que, a su vez, incrementa el riesgo de infección por el VIH.

El consumo de nitrito de amilo (“poppers”) ha sido asociado por mucho tiempo a comportamientos sexuales riesgosos, al consumo de drogas ilegales y a enfermedades de transmisión sexual entre los hombres gais y bisexuales.

Riesgo de infección por el VIH

El riesgo de contraer o transmitir el VIH es muy alto si una persona VIH negativa usa los implementos de inyección que usó otra que tiene el virus. La razón es que las agujas, las jeringas y los otros implementos de inyección podrían tener sangre, y la sangre puede transmitir el VIH. El VIH puede sobrevivir en una jeringa usada por hasta 42 días según la temperatura y otros factores.

El trastorno por consumo de sustancias también puede aumentar el riesgo de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales. Cuando las personas están bajo la influencia de sustancias, son mayores las probabilidades de que tengan comportamientos sexuales de riesgo, como tener relaciones sexuales anales o vaginales sin protección (p. ej., sin condones o medicamentos para prevenir o tratar el VIH), tener relaciones sexuales con múltiples parejas o intercambiar sexo por dinero o drogas.

Riesgo de contraer otras infecciones y de sobredosis

El uso compartido de agujas, jeringas u otros implementos de inyección, también pone a las personas en riesgo de contraer hepatitis virales. Las personas que se inyectan drogas deberían hablar con un proveedor de atención médica acerca de hacerse las pruebas sanguíneas de las hepatitis B y C, y de vacunarse contra la hepatitis A y la hepatitis B.

Además de estar en riesgo de contraer el VIH y hepatitis virales, las personas que se inyectan drogas pueden tener otros problemas graves de salud, como infecciones de piel e infecciones del corazón. También pueden tener una sobredosis y enfermarse gravemente, o incluso morir, por tener demasiadas drogas en el cuerpo —o demasiada cantidad de una droga—, o por los productos que podrían haberse mezclado en las drogas sin que lo sepan (por ejemplo, fentanilo).

Resumiendo

El VIH se transmite a través del intercambio de fluidos corporales con personas infectadas como sangre, leche materna, semen y secreciones vaginales.

El VIH también puede transmitirse de una madre a su hijo durante el embarazo y el parto.

• Las personas no pueden infectarse a través del contacto cotidiano normal, como besarse, abrazarse, darse la mano o compartir objetos personales, alimentos o agua.  

El VIH no se transmite:
Por darle besos de boca cerrada
o “besos sociales” a una persona
infectada. Tampoco se trasmite
por la saliva, las lágrimas o el sudor

El VIH no se transmite:
Por usar el mismo inodoro,
compartir platos o por el aire
que compartimos

El VIH no se transmite
a través de los mosquitos,
las garrapatas u otros
insectos.

El VIH no se transmite
Al abrazar, darle la mano
a una persona que tiene el VIH.
A través de otras actividades
sexuales que no involucren
el intercambio de líquidos
corporales como las caricias

Puede contraer el VIH
si tiene relaciones sexuales,
anales o vaginales con
alguien que tiene el VIH
sin usar protección como
condones o medicamentos
para tratar o prevenir la
infección por el VIH

Usted tiene un alto riesgo de contraer
el VIH si comparte agujas, jeringas
u otros implementos para la inyección
de drogas con alguien que tiene el VIH.
No comparta nunca las agujas u otros
implementos para inyectarse drogas,
hormonas, esteroides o siliconas.

El VIH puede transmitirse de madre
a bebé durante el embarazo, el parto
o el amamantamiento. Sin embargo,
es menos común debido a los avances
en la prevención y el tratamiento del VIH.

Es importante tener en cuenta que las personas con VIH que están tomando medicamentos para su enfermedad y tienen supresión viral no transmiten el VIH a sus parejas sexuales. Por lo tanto, el acceso temprano al medicamento y el apoyo para continuar con el tratamiento son fundamentales no solo para mejorar la salud de las personas con VIH, sino también para prevenir la transmisión del VIH.

¿Cómo
prevenir la
transmisión
del VIH?

Existen ahora más herramientas que nunca para prevenir el VIH. Puede usar estrategias, como la abstinencia (no tener relaciones sexuales), no compartir agujas nunca y usar condones de la manera correcta cada vez que tenga relaciones sexuales. También es posible que pueda aprovechar los medicamentos de prevención del VIH, como profilaxis prexposición (PrEP) y profilaxis posexposición (PEP). Si tiene el VIH, hay muchas medidas que puede tomar para prevenir transmitirlo a otras personas.

En esta sección se responden algunas de las preguntas más frecuentes sobre la prevención de la infección por el VIH.

¿Cómo puedo prevenir contraer el VIH a través de las relaciones sexuales?

Protegerse durante las relaciones sexuales

Elija actividades sexuales con poco o nada de riesgo

Elija relaciones sexuales que sean menos riesgosas que las anales o vaginales. Hay entre poco y nada de riesgo de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales orales.

No se puede contraer el VIH a través de las actividades sexuales que no involucran contacto con líquidos corporales (como el semen, las secreciones vaginales o la sangre).

Use condones de la manera correcta cada vez que tenga relaciones sexuales

Los condones son altamente eficaces para prevenir la infección por el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual (ETS), como gonorrea y clamidia.

Use lubricantes a base de agua o a base de silicona para ayudar a prevenir que los condones se rompan o se salgan durante las relaciones sexuales.

Aprenda la manera correcta de utilizar un condón masculino y un condón femenino.

Tome la PrEP

La PrEP (profilaxis prexposición) son medicamentos que toman las personas que están en riesgo de contraer el VIH para prevenirlo.

Si los medicamentos de la PrEP se toman según las indicaciones, son altamente eficaces para prevenir contraer el VIH a través del uso de drogas inyectables.

La PrEP es mucho menos eficaz cuando no se toma según las indicaciones.

Averigüe si la PrEP es adecuada para usted.

Decida no tener relaciones sexuales

No tener relaciones sexuales (que también se conoce como abstinencia sexual) es una forma 100 % eficaz de asegurarse de que no contraerá el VIH a través de las relaciones sexuales.

Puede practicar abstinencia sexual en distintos momentos de su vida por distintas razones que pueden cambiar con el tiempo.

No tener relaciones sexuales también previene otras ETS y el embarazo.

Hágase las pruebas y reciba tratamiento para las otras ETS

Si usted tiene otra ETS, sus probabilidades de contraer el VIH son mayores. Hacerse las pruebas y recibir tratamiento para las otras enfermedades de transmisión sexual que tenga puede reducir sus probabilidades de contraer el VIH.

Muchas de las personas que tienen una ETS podrían no saberlo porque no tienen síntomas.

Encuentre un sitio de pruebas cercano

Si su pareja tiene el VIH, aliéntela a buscar y mantenerse bajo tratamiento

Esto es lo más importante que su pareja puede hacer para mantenerse sana.

Si su pareja toma medicamentos para el VIH, y logra y mantiene una carga viral indetectable, usted no contraerá el VIH a través de las relaciones sexuales con ella.

Obtenga más información sobre los beneficios del tratamiento del VIH como método de prevención

¿Cómo puedo prevenir contraer el VIH a través del consumo de drogas inyectables?

Protegerse si se inyecta drogas

No comparta nunca las agujas, las jeringas o los otros implementos para la inyección de drogas

Cada vez que se inyecte, use jeringas e implementos de inyección limpios y nuevos.

Muchas comunidades tienen programas de servicios de jeringas (SSP) donde se pueden obtener agujas y jeringas nuevas y desechar las empleadas de manera segura.

Algunas farmacias venden agujas sin la necesidad de tener una receta.

Busque un SSP cercano.

Tome la PrEP

La PrEP (profilaxis prexposición) son medicamentos que toman las personas que están en riesgo de contraer el VIH para prevenirlo.

Si los medicamentos de la PrEP se toman según las indicaciones, son altamente eficaces para prevenir contraer el VIH a través del uso de drogas inyectables.

La PrEP es mucho menos eficaz cuando no se toma según las indicaciones.

Averigüe si la PrEP es adecuada para usted.

No tenga relaciones sexuales cuando esté drogado

Es más probable que tenga comportamientos sexuales riesgosos.

Si las tiene, use un condón de la manera correcta cada vez.

Aprenda la manera correcta de utilizar un condón masculino y un condón femenino.

Si comparte agujas, jeringas u otros implementos para la inyección de drogas

Una jeringa desinfectada no es igual de buena que una nueva y estéril, pero puede reducir significativamente su riesgo de contraer el VIH y hepatitis virales.

Infórmese sobre cómo limpiar sus jeringas

Decida no inyectarse drogas

Esta es la mejor manera de prevenir contraer el VIH a través del consumo de drogas inyectables.

Hable con un consejero, un médico u otro proveedor de atención bsobre el tratamiento para el trastorno por consumo de sustancias, incluido el tratamiento con ayuda de medicamentos.

Busque un centro de tratamiento

Si tengo el VIH, ¿cuál es la mejor manera de proteger a los demás?

Proteger a los demás si usted tienen VIH

Obtenga atención médica y tome medicamentos para tratar el VIH.

Los medicamentos para el VIH (llamados terapia antirretroviral o TAR) pueden reducir la cantidad de virus que tiene en la sangre (a la cual se la llama carga viral). Los medicamentos para el VIH pueden hacer que la carga viral llegue a niveles muy bajos, tan bajos que las pruebas no la pueden detectar (lo cual se llama tener una carga viral indetectable).

Las personas con el VIH que mantienen una carga viral indetectable (o mantienen la supresión viral) pueden vivir muchos años y de manera saludable. La supresión viral se define como tener menos de 200 copias de VIH por mililitro de sangre.

Si una persona tiene una carga viral indetectable, no transmitirá el VIH a su pareja durante las relaciones sexuales.

Tener una carga viral indetectable también previene la transmisión a otras personas a través del uso compartido de agujas, jeringas u otros implementos para la inyección de drogas, o de madre a hijo durante el embarazo, el parto y al amamantar.

La mayoría de las personas logran tener el virus bajo control dentro de un plazo de seis meses.

Tomar los medicamentos de la terapia antirretroviral no previene la transmisión de otras enfermedades de transmisión sexual (ETS).

¿Cómo puedo prevenir transmitirle el VIH a mi bebé?

Protege al bebe si usted tienen VIH y esta en embarazo

Hágase la prueba del VIH lo antes posible para saber si lo tiene

Mientras antes se diagnostique y trate la infección por el VIH, mayor será la eficacia con que los medicamentos para el VIH prevengan la transmisión al bebé.

Si usted o su pareja tienen comportamientos que los ponen en riesgo de contraer el VIH, hágase la prueba nuevamente en el tercer trimestre.

También debería alentar a su pareja para que se haga la prueba.

Tome los medicamentos para prevenir la infección por el VIH si no tiene el VIH, pero está en riesgo

Si usted tiene una pareja quien tiene el VIH y está considerando quedar embarazada, hable con su proveedor de atención médica acerca de la PrEP (profilaxis prexposición).

Puede que la PrEP sea una opción para ayudar a protegerlos a usted y a su bebé del VIH mientras usted esté intentando quedar embarazada, esté embarazada o esté amamantando

Averigüe si la PrEP es adecuada para usted

Tome medicamentos para tratar el VIH

Si usted tiene el VIH y toma los medicamentos según las indicaciones durante todo el embarazo y el parto, y le da medicamentos para el VIH al bebé por 4 a 6 semanas después de nacer, el riesgo de que le transmita el virus al bebé puede ser del 1 % o menos.

Después de dar a luz, puede prevenir transmitirle el VIH a su bebé al no amamantarlo, ya que la leche materna contiene VIH.

Si su pareja tiene el VIH, aliéntela a buscar tratamiento y a mantenerse bajo tratamiento. Esto prevendrá que su pareja le transmita el VIH a usted. Las personas con el VIH que toman los medicamentos para el VIH según las indicaciones, y logran y mantienen una carga viral indetectable no transmitirán el VIH a su pareja sexual.

¿Los condones previenen el VIH?

Usar condones baja enormemente el riesgo de contraer VIH

¿Qué son los condones?

La mayoría de los condones son altamente eficaces para prevenir la infección por el VIH y ciertas otras enfermedades de transmisión sexual (ETS), como gonorrea y clamidia.

Los condones brindan menos protección contra las ETS que se pueden transmitir a través de las llagas o los cortes en la piel, como el virus del papiloma humano, el herpes genital y la sífilis.

Los condones ayudan a prevenir la infección por el VIH durante las actividades sexuales de mayor riesgo, como el sexo anal o vaginal, y durante las de menor riesgo, como el sexo oral, o al compartir juguetes sexuales.

Se pueden comprar condones en muchas tiendas o en línea, también se pueden conseguir en los centros médicos o departamentos de salud.

¿Cuáles son los principales tipos de condones?

Hay dos tipos principales de condones: los condones de uso externo los condones de uso interno. Un condón externo (a veces también llamado condón masculino o, simplemente, condón) se usa para cubrir el pene durante las relaciones sexuales. Es una capa delgada de látex, plástico, caucho sintético o membranas naturales.
Los condones de látex proporcionan la mejor protección contra el VIH. Los condones de plástico (poliuretano) o caucho sintético son una buena opción para las personas alérgicas al látex. Nota: los condones de plástico se rompen más frecuentemente que los de látex. Los condones de membranas naturales (como piel de cordero) tienen pequeños agujeritos y no bloquean el VIH ni otras ETS. Estos condones no deben usarse para prevenir la infección por el VIH ni otras ETS.
Un condón interno (a veces también llamado condón femenino) se usa en la vagina o el ano durante las relaciones sexuales. Es una funda delgada hecha con un producto de látex sintético llamado nitrilo. El VIH no puede atravesar la barrera de nitrilo.

¿Cómo se usa un condón externo?

Para usar un condón externo: Abra y saque cuidadosamente el condón del envoltorio. Ponga el condón en la punta del pene erecto. Si no está circuncidado, retire primero el prepucio hacia atrás. Pellizque la punta del condón para sacar el aire que haya quedado adentro. Mientras sostiene la punta, desenrolle el condón completamente hasta la base del pene. Después de la relación sexual, pero antes de retirar el pene, sostenga el condón desde la base y luego retire el pene con cuidado. Quítese cuidadosamente el condón y bótelo a la basura. Si siente que el condón se rompe durante el acto sexual, pare inmediatamente, retire el pene, quítese el condón roto y póngase uno nuevo. Use lubricantes a base de agua o silicona durante las relaciones sexuales para ayudar a evitar que el condón se rompa. No use lubricantes a base de aceite porque pueden debilitar el condón y hacer que se rompa.

¿Cómo se usa un condón interno?

Para usar un condón interno:

Abra y saque cuidadosamente el condón del envoltorio.
Mientras sostiene el condón por el extremo que está cerrado, apriete y junte los bordes del anillo interno e insértelo en la vagina o el ano.
Use un dedo para empujar el anillo interno hasta que toque el cuello uterino, en la vagina, o tan profundo dentro del ano como sea posible.
Asegúrese de que el condón no esté retorcido. El anillo delgado externo debe permanecer fuera de la vagina o el ano.
Guíe el pene de su pareja dentro de la abertura del condón.
Después de la relación sexual, retuerza cuidadosamente el anillo externo y retire el condón.
Con cuidado, bote el condón a la basura después de usarlo una vez.

Detenga el acto sexual si siente que el pene se desliza entre el condón y las paredes de la vagina o el ano, o si el anillo externo se introduce en la vagina o el ano.

Use un lubricante durante las relaciones sexuales para ayudar a evitar que el condón se deslice o rompa. Es seguro usar cualquier tipo de lubricante con los condones internos.

Acerca de la PEP

Temas sobre la PEP

La PEP debe comenzar a tomarse dentro de las 72 horas de una posible exposición al VIH

Hable de inmediato (dentro de las 72 horas) con su proveedor de atención médica, un médico de la sala de emergencias o un proveedor de atención médica urgente acerca de la PEP si cree que se expuso recientemente al VIH:

Durante las relaciones sexuales (por ejemplo, si se rompió el condón)

Por compartir agujas, jeringas u otros implementos para la inyección de drogas

Por una agresión sexual

Cuanto antes comience la PEP, mejor. Cada hora cuenta. Si le recetan la PEP, deberá tomar los medicamentos todos los días por 28 días.

La PEP es para situaciones de emergencia

Se da la PEP después de una posible exposición al VIH.

No sustituye el uso regular de otros métodos para la prevención de la infección por el VIH

No es la opción adecuada para las personas que podrían exponerse al VIH con frecuencia.

Si usted está en riesgo continuo de contraer el VIH como, por ejemplo, a través de la exposición repetida, hable con su proveedor de atención médica sobre la PrEP (profilaxis prexposición).

¿Qué tan eficaz es la PEP?

Si se toma dentro de las 72 horas de una posible exposición, la PEP es altamente eficaz para prevenir la infección por el VIH. Pero por seguridad, debería tomar otras medidas para proteger a sus parejas mientras esté tomando la PEP. Esto incluye siempre usar condones con sus parejas sexuales y no compartir agujas, jeringas u otros implementos para la inyección de drogas.

¿Hay efectos secundarios?

La PEP es segura, pero en algunas personas puede causar efectos secundarios como, por ejemplo, náuseas.

En casi todos los casos, los efectos secundarios pueden ser tratados y no son potencialmente mortales.

¿Debería tomar la PEP si creo que me expuse al VIH en el trabajo?

Si usted cree que se expuso al VIH en el trabajo, vea de inmediato a un proveedor de atención médica, un médico de la sala de emergencias o un proveedor de atención médica urgente.

Informe a la persona correspondiente en el trabajo acerca de su exposición y busque atención médica inmediatamente.

La PEP debe comenzarse dentro de las 72 horas de la exposición. Cuanto antes comience la PEP, mejor. Cada hora cuenta.

La práctica cuidadosa de las precauciones estándar puede ayudar a reducir el riesgo de exponerse cuando atienda a pacientes que tienen el VIH.

Acerca de la PrEP (Profilaxis Preexposición)

Temas sobre la PrEP

La PrEP (profilaxis prexposición) puede reducir sus probabilidades de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales o el consumo de drogas inyectables. Cuando se toman según las indicaciones, los medicamentos de la PrEP son altamente eficaces para prevenir la infección por el VIH.

En esta sección se responden algunas de las preguntas más frecuentes sobre la PrEP

¿Qué es la PrEP?

La PrEP (profilaxis prexposición) son medicamentos que reducen sus probabilidades de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales o el consumo de drogas inyectables. Cuando se toman según las indicaciones, los medicamentos de la PrEP son altamente eficaces para prevenir la infección por el VIH.

¿Puedo cambiar de pastillas a inyecciones?

Hable con su proveedor de atención médica si desea pasar de la PrEP en pastillas a la inyectable. La PrEP en inyecciones podría ser adecuada para usted si no tiene el VIH y no tiene ninguna alergia conocida a los medicamentos contenidos en la inyección.

Si decide cambiar de PrEP en pastillas a la inyectable, deberá ver a su proveedor de atención médica regularmente para que le administre las inyecciones. También deberá hacerse una prueba del VIH antes de cada inyección de la PrEP.

¿Es segura la PrEP?

La PrEP es segura; sin embargo, algunas personas presentan efectos secundarios, como diarrea, náuseas, dolor de cabeza, fatiga y dolor de estómago. Estos efectos secundarios suelen desaparecer con el tiempo.

Dígale a su proveedor de atención médica si tiene efectos secundarios graves o que no desaparecen.

Obtenga más información sobre los efectos secundarios de los medicamentos PrEP que se ofrecen

Eficacia de la PrEP

La PrEP correctamente tomada previene el VIH

¿Qué tan eficaz es la PrEP?

La PrEP es altamente eficaz para prevenir la infección por el VIH.

Reduce el riesgo de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales en aproximadamente el 99 % cuando se toma según las indicaciones.

Aunque hay menos información sobre qué tan eficaz es la PrEP en pastillas entre las personas que se inyectan drogas, sabemos que reduce el riesgo de contraer el VIH en al menos un 74 % cuando se toma según las indicaciones. La PrEP en inyecciones no se recomienda actualmente para las personas que se inyectan drogas

La PrEP es mucho menos eficaz cuando no se toma según las indicaciones.

¿Cuánto toma la PrEP en funcionar?

Para los que tienen relaciones sexuales anales receptivas (bottoming), las pastillas de la PrEP alcanzan su máximo nivel de protección contra el VIH en aproximadamente 7 días de uso diario.

Para los que tienen relaciones sexuales vaginales receptivas y los que consumen drogas inyectables, las pastillas de la PrEP alcanzan su máximo nivel de protección en aproximadamente 21 días de uso diario.

No hay datos disponibles sobre la eficacia de las pastillas de la PrEP para los que tienen relaciones sexuales anales insertivas (topping) o las relaciones sexuales vaginales insertivas

No sabemos cuánto toma para que las inyecciones de la PrEP den el máximo nivel de protección durante las relaciones sexuales.

Decidir Si tomar la PrEP

PrEP es efectiva si se toma de forma correcta y continua

¿Es la PrEP adecuada para mí?

La PrEP puede ayudar a protegerlo si no tiene el VIH y está en alguna de las siguientes situaciones:

Ha tenido relaciones sexuales anales o vaginales en los últimos 6 meses, y además:

Tiene una pareja sexual con el VIH (especialmente si su carga viral es desconocida o detectable)

No ha usado condones con constancia

Ha recibido el diagnóstico de una enfermedad de transmisión sexual en los últimos 6 meses.

 Se inyecta drogas y además:

Tiene un compañero de inyección que tiene el VIH

Comparte las agujas, las jeringas o otros implementos para la inyección de drogas

Ha recibido una receta de PEP (profilaxis, posexposición), y además:

Indica tener un comportamiento continuo de riesgo

Ha engullido ciclos de PEP múltiples veces.

Usted podría elegir recibir la PrEP, aunque los comportamientos mencionados más arriba no apliquen

¿Puedo recibir la PrEP durante el embarazo o mientras esté amamantando?

Si tiene una pareja con el VIH y está considerando quedar en estado de embarazo, hable con su proveedor de atención médica acerca de la PrEP si todavía no la está recibiendo. Puede que la PrEP sea una opción para ayudar a protegerlos a usted y a su bebé del VIH mientras usted esté intentando quedar embarazada, esté embarazada o esté amamantando.

Los adolescentes, ¿pueden tomar la PrEP?

Sí. El uso de la PrEP está aprobado en los adolescentes que no tienen el VIH, pesan al menos 77 libras (35 kilos) y están en riesgo de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales o el consumo de drogas inyectables. Las inyecciones de la PrEP están aprobadas para los adolescentes que estén en riesgo de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales.

¿Cómo puedo comenzar la PrEP?

Hable con su proveedor de atención médica si cree que la PrEP podría ser adecuada para usted. La PrEP puede ser recetada por cualquier proveedor de atención médica con licencia para emitir recetas.

Antes de comenzar la PrEP debe hacerse una prueba del VIH para asegurarse de que no lo tiene.

Mientras reciba la PrEP, deberá ir a su proveedor de atención médica de manera rutinaria, como se recomienda para lo siguiente:

visitas de seguimiento,

pruebas del VIH, y

surtidos de medicamentos o inyecciones de la PrEP.

¿Y si necesito dejar de tomar la PrEP?

Hay varias razones por las cuales las personas dejan de tomar la PrEP:

Tienen cambios en la vida que hacen que su riesgo de contraer el VIH sea bajo.

No quieren tomar una pastilla según las indicaciones o se olvidan frecuentemente de tomarla.

No pueden ver a su proveedor de atención médica para recibir las inyecciones de manera rutinaria, como se recomienda.

Los medicamentos les causan efectos secundarios que interfieren en su vida.

Los análisis de sangre muestran que su cuerpo está reaccionando a la PrEP de modos que no son seguros.

Hable con su proveedor de atención médica sobre otros métodos para prevenir la infección por el VIH que puedan funcionar mejor para usted.

Si yo dejase de tomar la PrEP, ¿cómo comenzaría a tomarla nuevamente?

Debería decirle a su proveedor de atención médica que quiere comenzar con la PrEP de nuevo. Necesitará hacerse una prueba del VIH antes de comenzarla para asegurarse de que no tiene el VIH.

¿Puedo tomar la PrEP solo una vez si creo que me pude haber expuesto al VIH recientemente?

La PrEP es para las personas que están en riesgo continuo de contraer el VIH.

No es la opción correcta para las personas que podrían haberse expuesto al VIH en las 72 horas anteriores.

Si se pudo haber expuesto al VIH en las últimas 72 horas, hable con su proveedor de atención médica, un médico de la sala de emergencias o un proveedor de atención médica urgente acerca de la PEP (profilaxis posexposición).

¿Por qué debo tomar la PrEP según las indicaciones?

Debe tomar la PrEP según las indicaciones para que funcione.

Si no lo hace, la cantidad de medicamento que tenga en la sangre podría no ser suficiente para bloquear el virus.

La cantidad correcta de medicamento en la sangre puede impedir que el virus se establezca y se propague por el cuerpo.

¿Puedo tomar PrEP mientras tomo anticonceptivos?

No se conocen interacciones entre la PrEP y los métodos anticonceptivos basados en hormonas, por ejemplo, la píldora, el parche, el anillo, la inyección, el implante o el DIU.

Es seguro usar ambos al mismo tiempo.

¿Interferirá la PrEP en mi terapia hormonal?

No hay ningún conflicto conocido entre la PrEP y la terapia hormonal, y no hay ningún motivo por el cual no se puedan tomar estos medicamentos al mismo tiempo.

¿Puedo dejar de usar condones si tomo la PrEP?

La PrEP provee protección contra el VIH, pero no protege contra otras enfermedades de transmisión sexual (ETS) ni previene el embarazo.

Los condones pueden ayudar a prevenir otras ETS que se transmiten a través de los líquidos genitales, como la gonorrea y la clamidia.

Los condones son menos eficaces para prevenir las ETS que se pueden transmitir a través de las llagas o los cortes en la piel, como el virus del papiloma humano, el herpes genital y la sífilis.

Si no estoy en riesgo continuo de contraer el VIH, ¿puedo tomar la PrEP solo cuando esté en riesgo?

También se conoce como uso “a demanda”, “no diario”, “dictado por eventos” o para “usos extraoficiales” de la PrEP.
El tipo de uso intermitente que se ha estudiado es el régimen “2-1-1”. Implica tomar 2 pastillas, entre 2 y 24 horas antes de tener relaciones sexuales, 1 pastilla 24 horas después de la primera dosis, y 1 pastilla 24 horas después de la segunda dosis.
Hay evidencia científica de que el régimen “2-1-1” provee protección eficaz en los hombres gais y bisexuales* cuando tienen relaciones sexuales anales sin condón.
No se sabe cómo funciona el uso de la PrEP “intermitente” en los hombres y las mujeres heterosexuales, las personas que se inyectan drogas y las personas transgénero.

Cualquier persona que esté considerando tomar la PrEP debe hablarlo con su proveedor de atención médica.

*El término “hombres gais y bisexuales” se usa para describir a los hombres que se identifican como gais o bisexuales, y también a los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres que no se identifican como gais o bisexuales.

¿Cómo puedo prevenir la infección por el VIH después de una posible exposición reciente, como si se rompe el condón o si me agreden sexualmente?

consulta al servicio médico dentro de las 72 horas después de ocurrido el evento

En caso de abuso sexual, el Sistema General en Salud, tanto público como privado, así como los hospitales y centros de salud de carácter público, están en la obligación de prestar atención médica de urgencia e integral, en salud a las víctimas, a través de profesionales y servicios especializados (Ley 1146 del 2007).
Profilaxis post-exposición en víctimas de abuso sexual es obligatoria si la persona expuesta consulta al servicio médico dentro de las 72 horas después de ocurrido el evento.

Existen medicamentos que puede tomar para prevenir la infección por el VIH después de una exposición reciente. Hable de inmediato con su proveedor de atención médica, un médico de la sala de emergencias o un proveedor de atención médica de urgencia acerca de la PEP (profilaxis posexposición).

La PEP debe comenzarse dentro de 72 horas después de a la posible exposición.

Cuanto antes comience la PEP, mejor. Cada hora cuenta.

Si le recetan la PEP, deberá tomar los medicamentos todos los días por 28 días

Resolución Número 459 de 2012 -Protocolo y Modelo de Atención Integral en Salud para Víctimas de Violencia Sexual

Descargar

Temas Sobre la prueba del VIH

La prueba del VIH

¿Qué debo saber sobre la prueba de detección del VIH?

La única manera de saber si tiene el VIH es haciéndose la prueba. Saber si tiene el VIH le da información importante para que usted y su pareja se mantengan sanos.

En esta sección se responden algunas de las preguntas más comunes sobre las pruebas del VIH, como las que tratan sobre los tipos de prueba que hay disponibles, los lugares donde se pueden hacer y qué esperar cuando se haga la prueba. También puede descargar materiales para compartir, o ver videos, acerca de por qué es fundamental hacerse la prueba.

Responderemos algunas de las preguntas más frecuentes sobre el riesgo de transmisión del VIH según diferentes tipos de actividad sexual, el consumo de drogas inyectables y otras actividades de riesgo.

La única forma de saber si hay o no contagio es por medio de pruebas de laboratorio

Hacerse la prueba

¿Debería hacerme la prueba del VIH?

Los CDC recomiendan que todas las personas entre los 13 y 64 años se hagan la prueba del VIH al menos una vez.

Las personas con mayor riesgo se la deberían hacer más frecuentemente. Si la última vez que se hizo la prueba el resultado le dio negativo, ha pasado más de un año desde que se la hizo y puede responder “sí” a cualquiera de las siguientes preguntas, entonces debería hacerse la prueba del VIH lo antes posible:

¿Es hombre y ha tenido relaciones sexuales con otro hombre?

¿Ha tenido relaciones sexuales —anales o vaginales— con alguien que tiene el VIH?

¿Ha tenido más de una pareja sexual desde que se hizo la última prueba del VIH?

¿Se ha inyectado drogas y compartido agujas, jeringas u otro implemento de inyección de drogas con otra persona?

¿Ha intercambiado sexo por drogas o dinero?

¿Le han diagnosticado o tratado otra enfermedad de transmisión sexual?

¿Le han diagnosticado hepatitis o tuberculosis, o ha recibido tratamiento para esas enfermedades?

¿Ha tenido relaciones sexuales con otra persona que podría responder “sí” a cualquiera de las preguntas anteriores, o cuyos antecedentes sexuales no conozca?

Debería hacerse la prueba al menos una vez al año si sigue haciendo cualquiera de estas cosas. En el caso de los hombres gais y bisexuales sexualmente activos, hacerse la prueba con mayor frecuencia (por ejemplo, cada 3 a 6 meses) podría ser beneficioso.

Si está embarazada, hable con su proveedor de atención médica acerca de hacerse la prueba del VIH y de otras maneras de protegerse y proteger a su bebé para no contraer el VIH.

Antes de tener relaciones sexuales por primera vez con una pareja nueva, usted y esa persona deberían hablar sobre sus antecedentes sexuales y de consumo de drogas, decirse si tienen el VIH y considerar hacerse la prueba y obtener los resultados.

No creo que mi riesgo sea alto. ¿Por qué debería hacerme la prueba?

Los CDC recomiendan que todas las personas de entre 13 y 64 años se hagan la prueba del VIH al menos una vez como parte de su atención médica de rutina y que se la hagan con mayor frecuencia si hacencosas que podrían aumentar su riesgo de contraer el VIH.

Aunque usted esté en una relación monógama (o sea, que usted y su pareja solo tienen relaciones sexuales el uno con el otro), debería averiguar con toda seguridad si usted o su pareja tienen el VIH.

Estoy embarazada. ¿Por qué debería hacerme la prueba?

Todas las mujeres embarazadas se deben hacer la prueba del VIH para que puedan comenzar el tratamiento en caso de ser VIH positivas. Si una mujer recibe tratamiento contra el VIH desde una etapa temprana del embarazo, el riesgo de que se lo transmita al bebé es extremadamente bajo (1% o menos). La realización de la prueba en las mujeres embarazadas y el tratamiento en aquellas que tienen el VIH ha llevado a una gran reducción en la cantidad de niños que nacen con la infección por el VIH.

El tratamiento durante el embarazo tiene mayor eficacia cuando se comienza lo antes posible. No obstante, el tratamiento preventivo ofrece importantes beneficios para la salud, incluso cuando se comienza durante el parto o poco tiempo después del nacimiento del bebé.

¿De qué manera me ayuda hacerme la prueba del VIH?

Saber si tiene el VIH le da información importante para que usted y su pareja se mantengan sanos.
Si le da positivo, podrá tomar medicamentos para tratar el virus. Tomar los medicamentos para el VIH según las indicaciones puede hacer que la cantidad de VIH que tiene en la sangre (la carga viral) sea muy baja, tan baja que las pruebas no la puedan detectar (a esto se lo llama carga viral indetectable). Lograr y mantener una carga viral indetectable es lo mejor que puede hacer para mantenerse sano. Lograr y mantener una carga viral indetectable es lo mejor que puede hacer para mantenerse sano. Si su carga viral se mantiene indetectable, usted no transmitirá el VIH a su pareja sexual. Si la prueba le da negativo, hay más herramientas de prevención disponibles hoy que nunca. Si está en estado de embarazo, debería hacerse la prueba del VIH para que pueda comenzar el tratamiento si su resultado es positivo. Si una persona con el VIH comienza a recibir tratamiento en una etapa temprana de su embarazo, el riesgo de que le transmita el virus al bebé es extremadamente bajo (1 % o menos).

¿Qué debería esperar cuando vaya a hacerme la prueba del VIH?

Si se hace la prueba en un entorno de atención médica o laboratorio, un proveedor de atención médica o técnico de laboratorio le tomará una muestra (de sangre o secreciones bucales). Si es una prueba rápida, quizás pueda esperar los resultados, pero si es una prueba de laboratorio, podría tomar varios días para que los resultados estén disponibles. Su proveedor de atención médica o consejero podría hablar con usted sobre sus factores de riesgo, responder las preguntas que usted tenga y hablarle sobre los próximos pasos, especialmente si los resultados son positivos.

Si los resultados son negativos y usted no tuvo ninguna posible exposición durante el periodo de ventana de la prueba que se hizo, puede tener la seguridad de que no tiene la infección por el VIH.

Si sus resultados de laboratorio son positivos, el laboratorio hará una prueba de seguimiento, generalmente con la misma muestra de sangre que usó para la primera prueba.

Si se hace la prueba en un entorno que no es de atención médica o un laboratorio, es probable que le hagan una prueba rápida (de secreciones bucales o punción del dedo).

Si los resultados son negativos y no ha tenido ninguna posible exposición en los 3 meses anteriores, puede tener la seguridad de que no tiene la infección por el VIH.

Si los resultados son positivos, debería ir a un proveedor de atención médica para que le haga una prueba de seguimiento. Los consejeros que proveen las pruebas deberían poder contestar las preguntas que tenga y también proporcionarle remisiones para una prueba de seguimiento

Tipos de pruebas del VIH

Existen tres tipos de prueba disponibles

Hay tres tipos de prueba disponibles: pruebas de ácido nucleico (NAT, por sus siglas en inglés), pruebas de antígenos y anticuerpos, y pruebas de anticuerpos. Por lo general, las pruebas del VIH se hacen con muestras de sangre o de secreción bucal. También se pueden hacer con muestras de orina.

  • Las pruebas de ácido nucleico (NAT) buscan el virus mismo en la sangre e implican extraer sangre de una vena. La prueba puede indicar si la persona tiene el VIH o la cantidad de virus presente en la sangre (se conoce como prueba de carga viral de VIH). Aunque las pruebas de ácido nucleico pueden detectar el VIH antes que los otros tipos de prueba, son muy caras y no se usan rutinariamente como pruebas de detección a menos que la persona haya tenido recientemente una exposición de alto riesgo o una posible exposición y presente síntomas tempranos de infección por el VIH.
  • Las pruebas de antígenos y anticuerpos buscan tanto los antígenos del VIH como los anticuerpos contra el virus. El sistema inmunitario produce anticuerpos cuando se expone a un virus, como el del VIH. Los antígenos son sustancias extrañas al cuerpo que provocan la activación del sistema inmunitario. En las personas con infección por el VIH, se produce un tipo de antígeno llamado p24 incluso antes de que se produzcan anticuerpos. Las pruebas de antígenos y anticuerpos se recomiendan cuando los análisis se hacen en un laboratorio y ya son comunes en los Estados Unidos. Esta prueba de laboratorio implica extraer sangre de una vena. También hay una prueba rápida de antígenos y anticuerpos disponible que se hace mediante una punción del dedo.
  • Las pruebas de anticuerpos solo buscan los anticuerpos contra el VIH en la sangre o en secreciones bucales. En general, después de la infección, las pruebas de anticuerpos que se hacen con la sangre extraída de una vena pueden detectar el VIH antes que las que se hacen con la sangre de una punción del dedo o con secreciones bucales. La mayoría de las pruebas rápidas del VIH y la única prueba aprobada en la actualidad para hacerse uno mismo son pruebas de anticuerpos.

Hable con su proveedor de atención médica sobre el tipo de prueba del VIH más adecuado para usted.

  • Las pruebas de laboratorio (de ácido nucleico y de antígenos y anticuerpos) requieren que se le extraiga sangre de una vena a un vial, y se envíe a un laboratorio para que la analicen. Puede tomar varios días para que los resultados estén disponibles.
  • Con las pruebas rápidas de detección de anticuerpos, que generalmente se hacen con la sangre de una punción del dedo o con secreciones bucales, los resultados están listos en 30 minutos o menos.
  • Las pruebas rápidas de antígenos y anticuerpos se hacen mediante una punción del dedo y toman 30 minutos o menos.
  • Las pruebas de anticuerpos en secreciones bucales que se hace uno mismo proveen resultados en apenas 20 minutos.

Ninguna prueba del VIH puede detectar el VIH inmediatamente después de la infección. Si cree que se expuso al VIH dentro de las últimas 72 horas, hable de inmediato con su proveedor de atención médica sobre la profilaxis posexposición (PEP).

El tiempo entre el momento en que una persona pudo haberse expuesto al VIH y el momento en que una prueba puede determinar con seguridad si contrajo el virus se llama periodo de ventana. El periodo de ventana varía de persona a persona y depende del tipo de prueba de detección del VIH que se use. Pregúntele a su proveedor de atención médica o consejero de pruebas del VIH cuál es el periodo de ventana de la prueba que se hará.

  • Las pruebas de ácido nucleico (NAT) generalmente pueden determinar si tiene la infección por el VIH de 10 a 33 días después de la exposición.
  • Las pruebas de antígenos y anticuerpos realizadas por un laboratorio con sangre de una vena generalmente pueden detectar la infección de 18 a 45 días después de la exposición. Las pruebas de antígenos y anticuerpos realizadas con sangre de una punción del dedo pueden tomar más tiempo para detectar el VIH (de 18 a 90 días después de la exposición).
  • Las pruebas de anticuerpos pueden tomar de 23 a 90 días para detectar la infección por el VIH después de la exposición. La mayoría de las pruebas rápidas y las pruebas que se hace uno mismo son pruebas de anticuerpos. En general, después de la infección, las pruebas de anticuerpos que se hacen con la sangre extraída de una vena pueden detectar el VIH antes que las que se hacen con la sangre de una punción del dedo o con secreciones bucales.

Si se hace la prueba del VIH después de una posible exposición y el resultado es negativo, vuelva a hacérsela después del periodo de ventana. Recuerde que solo puede estar seguro de ser VIH negativo en los siguientes casos:

  1. Su prueba más reciente fue después del periodo de ventana.
  2. No tuvo ninguna posible exposición al VIH durante el periodo de ventana. Si tuvo una posible exposición, deberá volver a hacerse la prueba.

Análisis de Resultados VIH

Lo que significan los resultados negativos

Si obtiene un resultado negativo, esto no significa necesariamente que usted no tiene la infección por el VIH. Esto se debe al periodo de ventana.

Si se vuelve a hacer la prueba después del periodo de ventana, no tiene ninguna posible exposición al VIH durante el periodo de ventana y obtiene un resultado negativo, entonces usted no tiene la infección por el VIH.

Si usted es sexualmente activo o usa agujas para inyectarse drogas, siga tomando medidas para prevenir la infección por el VIH, como tomar medicamentos para prevenir el VIH en caso de tener un riesgo alto.

Si usted tiene ciertos factores de riesgo, debería seguir haciéndose la prueba al menos una vez al año. Consulte ¿Debo hacerme la prueba del VIH? para obtener más información sobre quiénes están en alto riesgo de contraer la infección por el VIH y por qué se deberían hacer la prueba más frecuentemente.

No. El resultado suyo solamente indica si usted tiene o no la infección por el VIH.

El VIH no se transmite necesariamente cada vez que tiene relaciones sexuales o comparte agujas, jeringas u otros implementos para la inyección de drogas. Además, el riesgo de contraer el VIH varía según el tipo de exposición o comportamiento. Es importante que recuerde que hacerse usted la prueba del VIH no es la manera de averiguar si su pareja está infectada.

Es importante tener conversaciones abiertas con sus parejas y pedirles que le digan si tienen el VIH. Sin embargo, tenga en cuenta que es posible que no lo sepan o no tengan la información correcta, y que algunas no se lo dirán, aunque lo sepan. Considere hacerse la prueba junto a su pareja para que los dos puedan saberlo y tomar medidas para mantenerse sanos.

Lo que significan los resultados positivos

Si se hace alguna de las pruebas de anticuerpos y su resultado es positivo, necesitará hacerse otra prueba (de seguimiento) para confirmar ese resultado.

  • Si se hace la prueba a través de un programa de pruebas de la comunidad o se hace una prueba para el hogar y el resultado es positivo, deberá visitar a un proveedor de atención médica para que le haga una prueba de seguimiento.
  • Si se hace la prueba en un entorno de atención médica o un laboratorio y el resultado es positivo, el laboratorio hará la prueba de seguimiento, generalmente con la misma muestra de sangre que usó para la primera prueba.

Si la prueba de seguimiento también da positivo, significa que usted tiene el VIH (o es VIH positivo).

Es importante que comience la atención médica y el tratamiento contra el VIH tan pronto como reciba el diagnóstico. Se recomienda lo que se llama terapia antirretroviral o TAR (tomar medicamentos para tratar la infección por el VIH) para todas las personas que tengan el VIH, independientemente del tiempo que hayan tenido el virus o lo saludables que estén. La forma en que los medicamentos para el VIH funcionan es reduciendo a niveles muy bajos la cantidad de virus que hay en el cuerpo. Pueden reducir su carga viral a niveles tan bajos que las pruebas no la pueden detectar (lo cual se llama carga viral indetectable). Los medicamentos reducen la progresión del VIH y ayudan a proteger el sistema inmunitario. Si los toma según las indicaciones y logra y mantiene una carga viral indetectable, puede mantenerse sano por muchos años. Tener una carga viral indetectable también previene la transmisión del virus a otras personas. Por ejemplo, si usted tiene una carga viral indetectable, no transmitirá el VIH a su pareja sexual.

Encuentre información adicional para las personas con un diagnóstico nuevo de infección por el VIH y sobre cómo proteger a los demás.

Recibir un diagnóstico de infección por el VIH es algo que cambia la vida. Se pueden sentir muchas emociones: tristeza, desesperanza o enojo. Los proveedores de atención médica y los proveedores de servicios sociales aliados, que a menudo están disponibles en el consultorio de su proveedor médico, tendrán las herramientas para ayudarlo durante las primeras etapas del diagnóstico y a comenzar a manejar su infección por el VIH.

Infórmese más sobre cómo vivir con el VIH.

No, si usted es VIH positivo, eso no significa que tenga el SIDA. El SIDA es la etapa más avanzada de la enfermedad del VIH. El VIH puede llevar al SIDA si la persona no recibe tratamiento o no cuida su salud. Pero, si las personas que tienen el VIH toman los medicamentos tal como se les indique, podrían mantenerse sanas muchos años, y quizás nunca reciban el diagnóstico de SIDA.

Obtenga más información sobre el SIDA.

Ninguna prueba del VIH puede detectar el VIH inmediatamente después de la infección. Si cree que se expuso al VIH dentro de las últimas 72 horas, hable de inmediato con su proveedor de atención médica sobre la profilaxis posexposición (PEP).

El tiempo entre el momento en que una persona pudo haberse expuesto al VIH y el momento en que una prueba puede determinar con seguridad si contrajo el virus se llama periodo de ventana. El periodo de ventana varía de persona a persona y depende del tipo de prueba de detección del VIH que se use. Pregúntele a su proveedor de atención médica o consejero de pruebas del VIH cuál es el periodo de ventana de la prueba que se hará.

  • Las pruebas de ácido nucleico (NAT) generalmente pueden determinar si tiene la infección por el VIH de 10 a 33 días después de la exposición.
  • Las pruebas de antígenos y anticuerpos realizadas por un laboratorio con sangre de una vena generalmente pueden detectar la infección de 18 a 45 días después de la exposición. Las pruebas de antígenos y anticuerpos realizadas con sangre de una punción del dedo pueden tomar más tiempo para detectar el VIH (de 18 a 90 días después de la exposición).
  • Las pruebas de anticuerpos pueden tomar de 23 a 90 días para detectar la infección por el VIH después de la exposición. La mayoría de las pruebas rápidas y las pruebas que se hace uno mismo son pruebas de anticuerpos. En general, después de la infección, las pruebas de anticuerpos que se hacen con la sangre extraída de una vena pueden detectar el VIH antes que las que se hacen con la sangre de una punción del dedo o con secreciones bucales.

Si se hace la prueba del VIH después de una posible exposición y el resultado es negativo, vuelva a hacérsela después del periodo de ventana. Recuerde que solo puede estar seguro de ser VIH negativo en los siguientes casos:

  1. Su prueba más reciente fue después del periodo de ventana.
  2. No tuvo ninguna posible exposición al VIH durante el periodo de ventana. Si tuvo una posible exposición, deberá volver a hacerse la prueba.

Si mis resultados son positivos, ¿se lo debería decir a los demás?

Compartir Los resultados de su prueba

Es importante que se lo diga a sus parejas sexuales o personas con quienes comparte agujas. La decisión de compartir sus resultados con otras personas es suya.

Las parejas

Es importante que les diga a sus parejas sexuales o personas con quienes comparte agujas que tiene el VIH, aunque se sienta incómodo haciéndolo. Hablar entre ustedes sobre su resultado les permitirá tomar medidas para mantenerse sanos los dos. Mientras más práctica tenga en decir que tiene el VIH, más fácil se hará.

La familia y los amigos

En la mayoría de los casos, su familia y sus amigos no sabrán sus resultados o si usted tiene el VIH, a menos que usted se los diga. Aunque comunicarles a su familia y a sus amigos que usted tiene el VIH puede parecer difícil, es importante que sepa que trae muchos beneficios: ellos pueden ser una importante fuente de apoyo para manejar la infección por VIH. Adicionalmente, según muestran los estudios, las personas que divulgan que tienen el VIH responden mejor al tratamiento que aquellas que no lo hacen.

Los empleadores

En la mayoría de los casos, su empleador no sabrá que usted tiene el VIH a menos que usted se lo diga. Sin embargo, sí tendrá derecho de preguntarle a usted si tiene alguna afección que podría afectar su capacidad de hacer su trabajo o suponer un riesgo grave para los demás. (Un ejemplo podría ser un profesional de atención médica, como un cirujano, que hace procedimientos en los que existe el riesgo de intercambio de sangre u otros líquidos corporales).

Si usted tiene seguro médico a través de su empleador, esta compañía no puede, por ley, decirle a su empleador que usted tiene el VIH. Sin embargo, es posible que su empleador se entere en el caso de que la compañía de seguro le proporcione información detallada sobre los beneficios que paga o los costos del seguro.

Todas las personas con el VIH están cubiertas en virtud de la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades. Esto significa que su empleador no puede discriminarlo por tener el VIH, siempre y cuando usted pueda hacer su trabajo.

Vivir con VIH

¿Cómo es vivir con VIH?

Si usted tiene el VIH, es importante que tome decisiones que lo mantengan sano y protejan a los demás. En esta sección se responden algunas de las preguntas más frecuentes sobre el tratamiento del VIH, el estigma, la planificación familiar y más. También puede descargar materiales para compartir, o ver videos, acerca de cómo vivir bien con el VIH.

Diagnóstico reciente del VIH

  • Si recibe un diagnóstico de infección por el VIH, significa que tiene el VIH.
  • A diferencia de lo que ocurre con algunos otros virus, el cuerpo no puede eliminar el VIH completamente. Una vez que la persona contrae el VIH, lo tendrá toda la vida.
  • Sin embargo, con la atención médica adecuada, se puede controlar. Las personas con infección por el VIH que reciben tratamiento eficaz pueden tener una vida larga y saludable, y proteger a sus parejas.

Tómese un tiempo para procesar la noticia

  • Recibir un diagnóstico de infección por el VIH es algo que puede cambiarle la vida. Podría sentir muchas emociones, como tristeza, desesperanza o enojo.
  • Los proveedores de atención médica aliados y los proveedores de servicios sociales pueden ayudarlo durante las primeras etapas del diagnóstico. A menudo, se encuentran disponibles en el consultorio de su proveedor de atención médica.
  • Obtenga más información sobre lo que significa un resultado positivo de VIH.
  • Obtenga tratamiento médico y tome los medicamentos para tratar el VIH (llamados terapia antirretroviral o TAR)
  • Tomar los medicamentos para el VIH puede reducir la cantidad de virus que hay en la sangre (la cual se llama carga viral).
  • Los medicamentos pueden reducir la carga viral a niveles muy bajos (lo cual se llama supresión viral). La supresión viral se define como tener menos de 200 copias de VIH por mililitro de sangre.
  • Los medicamentos pueden reducir la carga viral a niveles tan bajos que las pruebas no la pueden detectar (esto se llama tener una carga viral indetectable).
  • Lograr y mantener una carga viral indetectable (o mantenerse en supresión viral) es lo mejor que puede hacer para mantenerse sano. Tener una carga viral indetectable también previene la transmisión del virus a otras personas. De hecho, si tiene una carga viral indetectable, no transmitirá el VIH a su pareja sexual. La mayoría de las personas logra tener el virus bajo control dentro de un plazo de seis meses.
  • Obtenga más información sobre los beneficios del tratamiento del VIH.

Entender los cuidados

Encontrar un equipo de atención médica que tenga los conocimientos de cómo tratar la infección por el VIH es un paso importante. Su equipo de atención médica lo ayudará a manejar su cuidado y tratamiento.

icon of a healthcare professional

Proveedor de atención médica primario para el VIH

El proveedor de atención médica primario para el VIH debe ser quien guíe a su equipo de atención médica. Su proveedor de atención médica primario para el VIH podría ser un:

  • médico (con título de MD o DO),
  • profesional en enfermería superior (NP), o
  • asociado médico (PA).

Su proveedor de atención médica primario para el VIH:

  • determinará qué medicamento para el VIH es el mejor para usted;
  • le recetará medicamentos para el VIH (también llamados terapia antirretroviral o TAR);
  • monitoreará su progreso y lo ayudará a manejar su salud; y
  • lo pondrá en contacto con otros proveedores de atención médica para el VIH que puedan abordar sus necesidades.

Otros proveedores de atención médica para el VIH

Su equipo de atención médica podría incluir a otros proveedores que sean expertos en la atención de personas con el VIH:

  • Profesionales de atención médica aliados, como personal de enfermería, proveedores de salud mental, farmacéuticos, nutricionistas y dentistas.
  • Proveedores de servicios sociales, como trabajadores sociales, administradores de casos, especialistas en consumo de sustancias y guías del paciente (navigators).

Si necesita asistencia, el Programa de VIH/SIDA Ryan White provee acceso a atención médica para el VIH, medicamentos y servicios de apoyo esenciales.

Tome los medicamentos para el VIH según las indicaciones

  • Esto lo ayudará a mantener baja su carga viral y alto su recuento de células CD4.
  • Tome los medicamentos exactamente como se lo diga su proveedor de atención médica: a determinadas horas del día, con o sin ciertos tipos de alimento.
  • Lleve un registro de sus medicamentos y régimen horario.
  • Hable con su proveedor de atención médica o farmacéutico si tiene alguna pregunta sobre cuándo o cómo tomar sus medicamentos o si tiene algún efecto secundario.
calendario

Mantenga sus citas médicas

  • Use un calendario para marcar los días en que tiene una cita médica.
  • Programe recordatorios en su teléfono.
  • Descargue una app en su teléfono que pueda ayudarlo a recordar las citas médicas.
  • Guarde la tarjeta con la fecha de su próxima cita en un lugar donde la vaya a ver.
  • Pídale a un familiar o amigo que lo ayude a recordar la cita.

Hable con sinceridad con su proveedor de atención médica

  • Su proveedor de atención médica necesita tener la información más precisa posible para manejar su atención médica y tratamiento.
  • Anote las dudas sobre las cuales quiera hablar con su proveedor de atención médica. Esté preparado para anotar las respuestas.
  • Lleve un registro de sus resultados de laboratorio, visitas médicas y planes de cuidados y tratamiento.
  • Asegúrese de que sus proveedores de atención médica tengan su información de contacto correcta.

Durante la visita médica, el proveedor de atención médica podría hacerle preguntas o exámenes médicos de rutina para ver cómo el VIH está afectando su cuerpo.

Además, podría:

  • Tomarle una muestra de sangre para revisar su carga viral.
  • Hacerle preguntas sobre sus antecedentes médicos.
  • Revisar si tiene otros tipos de infección a problemas de salud. Algunos problemas de salud podrían debilitar su cuerpo, empeorar la infección por el VIH o impedir que el tratamiento funcione.
  • Ponerle vacunas si las necesita.
  • Hablarle sobre los medicamentos para el VIH, recetárselos y monitorearlos.
  • Conversar con usted sobre lo que puede ayudarlo a seguir su plan de tratamiento para el VIH.
  • Ayudarlo a identificar otros tipos de apoyo que podría necesitar.
  • Preguntarle sobre sus parejas sexuales o compañeros de inyección de drogas y conversar con usted sobre las formas de protegerlos para que no contraigan el VIH.

Su proveedor de atención médica usará muestras de sangre para monitorear su infección por el VIH. Los análisis de sangre lo ayudan a tomar decisiones sobre los cambios que deba hacer en el tratamiento.

Recuento de CD4

  • El recuento de CD4 es la cantidad de células CD4 que tiene en la sangre. Las células CD4 ayudan al cuerpo a luchar contra las infecciones.
  • El VIH ataca las células CD4 y reduce la cantidad que hay en la sangre. Esto hace que le sea difícil al cuerpo luchar contra las infecciones.
  • Su proveedor de atención médica revisará su recuento de células CD4 cada 3-6 meses.
test tube of blood

Prueba de carga viral

  • La carga viral es la cantidad de VIH que hay en la sangre.
  • Su proveedor de atención médica le hará una prueba de carga viral para determinar la cantidad de virus que tiene en la sangre.
  • Cuando la carga viral es alta, hay más VIH en el cuerpo. Esto significa que su sistema inmunitario no está luchando contra el VIH muy bien.
  • Debería hacerse una prueba de carga viral:
    • cada 4-6 meses,
    • antes de tomar un nuevo medicamento para el VIH, y
    • aproximadamente entre 2 y 8 semanas después de comenzar o cambiar un medicamento.

Tratamiento del VIH

El tratamiento del VIH implica tomar medicamentos que reducen la cantidad de virus que hay en el cuerpo.

  • Los medicamentos para el VIH se llaman terapia antirretroviral (TAR).
  • No hay ninguna cura eficaz para la infección por el VIH, pero con la atención médica adecuada, puede controlarla.
  • La mayoría de las personas logra tener el virus bajo control dentro de un plazo de seis meses.
  • Tomar los medicamentos para el VIH no previene la transmisión de otras enfermedades de transmisión sexual.

Comience el tratamiento lo antes posible después del diagnóstico

  • Los medicamentos están recomendados para todas las personas con el VIH, independientemente de la cantidad de tiempo que lo hayan tenido o lo sanas que estén.
  • Dígale a su proveedor de atención médica las afecciones que tenga o los otros medicamentos que esté tomando.
  • Dígale también si usted, o su pareja, está embarazada o pensando quedar embarazada. Él o ella determinará el tipo correcto de medicamento para el VIH que puede ayudar a prevenir la transmisión del VIH al bebé.
  • El VIH seguirá haciéndole daño a su sistema inmunitario.
  • Esto lo pone en mayor riesgo de tener SIDA. Obtenga más información sobre el SIDA y las infecciones oportunistas.
  • También lo pondrá en mayor riesgo de transmitirles el virus a sus parejas sexuales o compañeros de inyección de drogas.

El tratamiento reduce la cantidad de virus que hay en la sangre

  • La cantidad de VIH en la sangre se llama carga viral.
  • Tomar los medicamentos según las indicaciones ayudará a mantener baja su carga viral y alto su recuento de células CD4.
  • Los medicamentos pueden reducir la carga viral a niveles muy bajos (lo cual se llama supresión viral). La supresión viral se define como tener menos de 200 copias de VIH por mililitro de sangre.
  • Los medicamentos pueden reducir la carga viral a niveles tan bajos que las pruebas no la pueden detectar (esto se llama tener una carga viral indetectable).
  • Si se reduce después de comenzar el tratamiento para el VIH, eso significa que está funcionando. Siga tomando los medicamentos según las indicaciones.
  • Si se salta dosis, aunque sea de vez en cuando, le estará dando al VIH la oportunidad de reproducirse rápidamente. Esto puede hacer que se debilite su sistema inmunitario y que usted se enferme.
  • Lograr y mantener una carga viral indetectable (o mantenerse en supresión viral) es la mejor manera de mantenerse sano y proteger a los demás.
  • Si su carga viral es indetectable, usted no tiene efectivamente ningún riesgo de transmitir el VIH a una pareja VIH negativa a través de las relaciones sexuales.
  • Tener una carga viral indetectable también podría ayudar a prevenir la transmisión del HIV a través del uso de drogas inyectables. No tenemos datos sobre si previene la transmisión cuando se comparten agujas, jeringas u otros implementos de inyección (por ejemplo, calentadores). Es muy probable que reduzca el riesgo, pero no sabemos por cuánto.
  • Tener una carga viral indetectable también ayuda a prevenir la transmisión de madre a hijo. Si una madre que tiene el VIH toma los medicamentos según las indicaciones durante todo el embarazo, el trabajo de parto y el parto, y le da medicamentos para el VIH al bebé por 4 a 6 semanas después de nacer, el riesgo de que le transmita el virus al bebé puede ser del 1 % o menos.
  • Si tiene una carga viral indetectable, esto también reduce el riesgo de que se lo transmita durante el amamantamiento, pero no elimina el riesgo. La recomendación actual en los Estados Unidos es que las madres que tengan el VIH no amamanten a sus bebés.
  • Tomar los medicamentos para el VIH, con constancia, según las indicaciones, ayuda a prevenir la resistencia a los medicamentos.
  • La resistencia a los medicamentos se produce cuando las personas con el VIH no toman los medicamentos con constancia, según las indicaciones. El virus puede cambiar (tener mutaciones), y ya no responderá a ciertos medicamentos para el VIH.
  • Si usted presenta resistencia a los medicamentos, esto limitará las opciones para que tenga un tratamiento exitoso.
  • Las cepas del VIH resistentes a los medicamentos pueden transmitirse a los demás.

Los medicamentos para el VIH pueden causar efectos secundarios en algunas personas. Sin embargo, no todas las personas presentan efectos secundarios. Los efectos secundarios más comunes son:

  • náuseas y vómitos,
  • diarrea,
  • dificultad para dormir,
  • sequedad de la boca,
  • dolor de cabeza,
  • sarpullido,
  • mareos,
  • fatiga, y
  • dolor.

Hable con su proveedor de atención médica si su tratamiento lo hace sentir enfermo. Es posible que su proveedor de atención médica le recete medicamentos para ayudar a manejar los efectos secundarios o que cambie su plan de tratamiento.

  • No hay interacciones conocidas entre los medicamentos para el VIH y la terapia hormonal.
  • Hable con su proveedor de atención médica si le preocupa tomar medicamentos para el VIH y terapia hormonal al mismo tiempo. Su proveedor de atención médica lo ayudará a mantenerse sano y se asegurará de que siga su terapia hormonal según lo planificado.
  • Su proveedor de atención médica podría cambiarle la receta médica.
  • No es raro que se hagan cambios, ya que el mismo tratamiento no funcionará igual en todas las personas.

Si tiene dificultad para seguir su plan, dígaselo a su proveedor de atención médica de inmediato. Juntos, pueden identificar las razones por las cuales usted se salta dosis y hacer un plan para abordar esas razones.

icon of a healthcare professional

Hable con su proveedor de atención médica sobre los problemas que tenga con sus medicamentos para el VIH.

  • Problemas para tomar las pastillas. Esto puede hacer que seguir el tratamiento sea un desafío. Su proveedor de atención médica puede ofrecerle consejos e ideas de cómo abordar estos problemas.
  • Efectos secundarios de los medicamentos. Tener náuseas o diarrea puede hacer que no se quieran tomar las pastillas. Hay medicamentos u otros tipos de apoyo, como consejería nutricional, para asegurarse de que reciba los nutrientes más importantes. Esto puede ayudar con los efectos secundarios más comunes.
  • Fatiga por el tratamiento. Algunas personas encuentran que con el tiempo se les hace más difícil apegarse a su plan de tratamiento. Dele importancia a hablar con su proveedor de atención médica sobre su seguimiento del plan de tratamiento.

Planifique con tiempo y lleve consigo una cantidad adicional de medicamentos.

  • Horarios ajetreados. Cuando sale a trabajar o viaja, puede ser fácil olvidarse de llevar las pastillas. Es posible que pueda tener una cantidad adicional de medicamentos en el trabajo o el auto. Pero hable con su proveedor de atención médica primero. Las temperaturas extremas afectan a algunos medicamentos y no siempre es posible tenerlos en el trabajo.
    bottle of pills

Busque ayuda para la salud mental o los trastornos por consumo de sustancias.

  • Estar enfermo o deprimido. Cómo se sienta mental y físicamente puede afectar su voluntad de apegarse a su plan de tratamiento. Su proveedor de atención médica, trabajador social o administrador de casos pueden remitirlo a un proveedor de salud mental o a grupos de apoyo locales.
  • Consumo de alcohol o drogas. Si su consumo de sustancias está interfiriendo en su capacidad de mantenerse sano, quizás sea hora de abandonarlo o de manejarlo mejor.
  • Si necesita ayuda para encontrar servicios de tratamiento de trastornos por consumo de sustancias o salud mental, use el localizador de tratamiento de la SAMHSAexternal icon.

Hable con su proveedor de atención médica si se salta muchas dosis de sus medicamentos para el VIH.

icon of a bottle of pills
  • Saltarse una dosis. En la mayoría de los casos, puede tomar el medicamento en cuanto se dé cuenta de que se lo saltó. Luego tome la siguiente dosis a la hora establecida habitual (a menos que su farmacéutico o proveedor de atención médica le haya dicho algo distinto).
  • Saltarse muchas dosis. Hable con su proveedor de atención médica o farmacéutico sobre las formas que puedan ayudarlo a acordarse de tomar sus medicamentos. Usted y su proveedor de atención médica pueden incluso decidir cambiar su rutina de tratamiento para que se ajuste a sus necesidades médicas y las circunstancias de su vida.

Únase a un grupo de apoyo o pídales apoyo a sus familiares o amigos. Ellos pueden ayudarlo a acatarse a su plan de tratamiento.

El SIDA y las infecciones oportunistas

  • EL SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) es la fase más grave de la infección por el VIH (fase 3).
  • Las personas con SIDA tienen el sistema inmunitario muy dañado. Presentan una creciente cantidad de enfermedades graves, llamadas infecciones oportunistas.
  • Se hace el diagnóstico de SIDA cuando:
    • se presentan ciertas infecciones oportunistas, o
    • los recuentos de células CD4 caen por debajo de 200 células por mililitro de sangre.
  • Las infecciones oportunistas (OI, por sus siglas en inglés), son enfermedades que ocurren con mayor frecuencia y son más graves en las personas con el VIH. Esto se debe a que tienen el sistema inmunitario dañado.
  • Hoy en día, las infecciones oportunistas son menos comunes en las personas con el VIH debido a la eficacia de los medicamentos para el VIH.
  • Aun así, algunas personas con el VIH tendrán infecciones oportunistas porque posiblemente:
    • no saben que tienen el VIH,
    • no están en tratamiento para el VIH, o
    • el tratamiento para el VIH no les funciona adecuadamente.

Tomar los medicamentos para el VIH es la mejor manera de prevenir las infecciones oportunistas. Estos medicamentos pueden mantener el sistema inmunitario fuerte y sano. Si usted presenta una infección oportunista, hable con su proveedor de atención médica sobre cómo tratarla.

También hay medidas que puede tomar para prevenir contraer infecciones oportunistas:

  • Hable con su proveedor de atención médica sobre los medicamentos y las vacunas que previenen ciertas infecciones oportunistas.
  • Prevenga la exposición a otras infecciones de transmisión sexual.
  • No comparta agujas, jeringas u otros implementos para la inyección de drogas (por ejemplo, los calentadores).
  • Limite su exposición a los microbios que pueden hacerlo enfermar gravemente. Estos incluyen los de tuberculosis o los que se encuentran en las heces, la saliva o en la piel de los animales.
  • No consuma ciertos alimentos, incluidos los huevos poco cocidos, la leche y los quesos crudos, los jugos de fruta sin pasteurizar o los germinados de semillas crudos.
  • No beba agua sin tratar, como agua directamente de lagos o ríos. Evite tomar el agua de grifo en otros países. Beba agua embotellada o use filtros para el agua.
  • Hable con su proveedor de atención médica sobre las cosas que lo podrían exponer a infecciones oportunistas en su trabajo, su casa o durante sus vacaciones.
Common Opportunistic Infections
Infecciones oportunistas comunes
Candidiasis
  • La candidiasis es causada por la infección por un hongo llamado Candida.
  • La candidiasis puede afectar la piel, las uñas y las membranas mucosas de todo el cuerpo.
  • Las personas con el VIH a menudo tienen problemas con infecciones por Candida, especialmente en la boca y la vagina.
  • La candidiasis solamente se considera una infección oportunista cuando causa infecciones graves o persistentes en la boca o la vagina, o cuando se produce en el esófago (tubo por donde se traga), las vías respiratorias inferiores —como los bronquios y la tráquea (tubo por donde se respira)— o el tejido pulmonar más profundo.
Cáncer de cuello uterino invasivo
  • Este cáncer de cuello uterino aparece inicialmente en el cuello del útero (la parte inferior del útero, en la parte superior de la vagina) y luego se propaga (se vuelve invasivo) a otras partes del cuerpo.
  • Este tipo de cáncer se puede prevenir al hacerse examinar el cuello del útero regularmente con el proveedor de atención médica.
Coccidioidomicosis
  • Esta enfermedad es causada por el hongo Coccidioides.
  • A veces se la llama fiebre del valle, fiebre del desierto o fiebre del valle de San Joaquín.
  • Se contrae al inhalar esporas del hongo.
  • La enfermedad es particularmente común en las regiones cálidas y secas del sudoeste de los Estados Unidos, Centroamérica y Sudamérica.
Criptococosis
  • Esta enfermedad es causada al infectarse con el hongo Cryptococcus neoformans.
  • El hongo suele entrar al cuerpo a través de los pulmones y puede causar neumonía.
  • La criptococosis generalmente afecta los pulmones o el sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal), pero también puede afectar otras partes del cuerpo.
Criptosporidiosis
  • La criptosporidiosis (crypto) es una enfermedad diarreica causada por un parásito diminuto llamado Cryptosporidium.
  • Lo síntomas incluyen cólicos abdominales y diarrea acuosa crónica grave.
Cistoisosporiasis
  • Previamente conocida como isosporiasis o isosporosis.
  • Esta infección es causada por el parásito Cystoisospora belli (previamente llamado Isospora belli).
  • El parásito Cystoisospora belli puede entrar al cuerpo a través de agua o alimentos contaminados.
  • Los síntomas incluyen diarrea, fiebre, dolor de cabeza, dolor abdominal, vómitos y pérdida de peso.
Citomegalovirus
  • El citomegalovirus (CMV) puede infectar múltiples partes del cuerpo y causar neumonía, gastroenteritis (particularmente dolor abdominal por infección en el colon), encefalitis (infección del cerebro) y retinitis (infección de la retina en la parte de atrás del ojo) con potencial pérdida de la vista.
  • Las personas con retinitis por citomegalovirus tienen dificultad con la visión, que empeora con el tiempo. La retinitis por citomegalovirus es una emergencia médica porque puede causar ceguera si no se trata con prontitud.
Encefalopatía relacionada con el VIH
  • Este trastorno del cerebro puede ocurrir dentro de la infección aguda por el VIH o como resultado de la infección crónica por el VIH.
  • Se desconoce su causa exacta, pero se cree que se relaciona con la infección del cerebro con el VIH y la inflamación resultante.
Virus del herpes simple
  • El virus del herpes simple (VHS) es un virus común que no causa ningún problema importante en la mayoría de las personas.
  • Generalmente se contrae a través de las relaciones sexuales o se pasa de madre a hijo durante el parto.
  • En la mayoría de las personas con el sistema inmunitario sano, el virus del herpes simple suele estar latente (inactivo).
  • El estrés, el trauma, otras infecciones o la supresión del sistema inmunitario (como por el VIH) pueden reactivar el virus latente y hacer que aparezcan los síntomas.
  • El virus del herpes simple puede causar ampollas dolorosas en la boca o alrededor de la boca, o en los órganos genitales o el ano o alrededor de estos.
  • En las personas con el sistema inmunitario gravemente dañado, el virus del herpes simple también puede causar infecciones de los bronquios (tubos respiratorios), neumonía (infección de los pulmones) y esofagitis (infección del esófago o tubo por donde se traga).
Histoplasmosis
  • La histoplasmosis es causada por el hongo Histoplasma.
  • La histoplasmosis suele comenzar en los pulmones y producir síntomas similares a los de la influenza o neumonía.
  • Las personas con el sistema inmunitario gravemente dañado pueden presentar una forma muy grave de la enfermedad llamada histoplasmosis diseminada progresiva. Esta forma de histoplasmosis puede durar mucho tiempo y extenderse a otras partes del cuerpo.
Sarcoma de Kaposi
  • Los sarcomas de Kaposi (KS, por sus siglas en inglés) son causados por un tipo de virus llamado virus del herpes del sarcoma de Kaposi (KSHV) o virus del herpes humano de tipo 8 (HHV-8).
  • Los sarcomas de Kaposi hacen que los vasos sanguíneos pequeños se agranden de manera anormal y se pueden producir en cualquier parte del cuerpo.
  • Estos sarcomas son puntos rosados o púrpura firmes que se forman en la piel y pueden ser protuberantes o planos.
  • Pueden ser potencialmente mortales cuando afectan a órganos dentro del cuerpo, como los pulmones, los ganglios linfáticos o los intestinos.
Linfoma
  • El término linfoma se refiere al cáncer de los ganglios linfáticos y otros tejidos linfáticos del cuerpo.
  • Existen muchos tipos de linfoma. Algunos, como el linfoma no hodgkiniano y el linfoma de Hodgkin, se asocian al VIH.
Tuberculosis
  • La tuberculosis (TB) es causada por una bacteria llamada Mycobacterium tuberculosis.
  • Puede transmitirse a través del aire cuando una persona con tuberculosis tose, estornuda o habla. La inhalación de estas bacterias puede causar la infección en los pulmones.
  • Los síntomas de la tuberculosis en los pulmones incluyen tos, cansancio, pérdida de peso, fiebre y sudores nocturnos.
Complejo Mycobacterium avium
  • El complejo Mycobacterium avium (MAC, por sus siglas en inglés) es causado por una infección de diferentes tipos de micobacterias: Mycobacterium avium,Mycobacterium intracellulare o Mycobacterium kansasii.
  • Estas bacterias viven en nuestro ambiente, incluso en la tierra y en las partículas de polvo.
  • Las infecciones con estas bacterias se propagan por todo el cuerpo y pueden ser potencialmente mortales en las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado.
Neumonía por Pneumocystis
  • La neumonía por Pneumocystis (PCP, por sus siglas en inglés) es una infección de los pulmones causada por el hongo Pneumocystis jirovecii.
  • La neumonía por Pneumocystis se produce en las personas con el sistema inmunitario debilitado.
  • Los primeros signos de la infección son dificultad para respirar, fiebre alta y tos seca.
Neumonía
  • La neumonía es la infección de uno o ambos pulmones.
  • Hay muchos microbios, como bacterias, virus y hongos, que pueden causar la neumonía.
  • Los síntomas incluyen tos (con mucosidad), fiebre, escalofríos y dificultad para respirar.
  • En las personas con el sistema inmunitario gravemente dañado por el VIH, una de las causas más comunes y potencialmente mortales de neumonía son las infecciones por la bacteria Streptococcus pneumoniae, también llamada Pneumococcus. Las personas con el VIH deberían vacunarse para prevenir las infecciones por Streptococcus pneumoniae.
Leucoencefalopatía multifocal progresiva
  • Esta rara enfermedad del cerebro y la médula espinal es causada por el virus JC (John Cunningham).
  • Se presenta casi exclusivamente en las personas cuyo sistema inmunitario ha sido gravemente dañado por el VIH.
  • Los síntomas pueden incluir pérdida del control muscular, parálisis, ceguera, problemas con el habla y alteración del estado mental.
  • Esta enfermedad a menudo progresa rápidamente y puede ser mortal.
Septicemia por Salmonella
  • La Salmonella es un tipo de bacteria que por lo general entra al cuerpo al comer o beber algo contaminado.
  • La infección por Salmonella (llamada salmonelosis) puede afectar a cualquier persona y por lo general causa náuseas, vómitos y diarrea.
  • La septicemia por Salmonella es un tipo grave de infección en el que las bacterias circulan por todo el cuerpo y superan la capacidad del sistema inmunitario de controlarlas.
Toxoplasmosis
  • Esta infección es causada por el parásito Toxoplasma gondii.
  • Esta infección se transmite a través de los animales de sangre caliente portadores del parásito —incluidos los gatos, los roedores y las aves— quienes lo excretan en sus heces (excrementos).
  • Las personas la contraen al inhalar polvo o comer alimentos contaminados con el parásito.
  • El parásito Toxoplasma también se puede encontrar en las carnes comerciales, especialmente las carnes rojas, el cerdo y, muy raramente, las aves.
  • La infección puede producirse en los pulmones, la retina del ojo, el corazón, el páncreas, el hígado, el colon, los testículos y el cerebro.
  • Aunque los gatos pueden transmitir la toxoplasmosis, se pueden recambiar las piedritas o arena de sus cajas sanitarias de manra segura usando guantes y lavándose bien las manos con agua y jabón después.
  • Todas las carnes rojas crudas que no hayan estado congeladas por al menos 24 horas deben cocinarse completamente hasta que alcancen una temperatura interna de al menos 150 oF.
Síndrome consuntivo del VIH
  • Consunción (o desgaste) se define como la pérdida involuntaria de más del 10 % del peso corporal durante un periodo de diarrea, debilidad y fiebre de más de 30 días.
  • La consunción se refiere a la pérdida de masa muscular, aunque parte de esa pérdida pueda deberse también a la pérdida de grasa.

Como cuidar y proteger a los demás

Decírselo a cualquier otra persona es decisión suya.

Parejas sexuales o compañeros de inyección de drogas

Puede resultar incómodo decirle a una persona que usted tiene el VIH antes de tener relaciones sexuales o inyectarse drogas con ella. Pero hacerlo, lo protege a usted ante la ley. También permite que las otras personas tomen decisiones para proteger su salud.

Además, les debe decir a sus parejas actuales y anteriores si le diagnosticaron otra enfermedad de transmisión sexual (ETS). Esto les indica a ellas que también deben hacerse pruebas para la detección de otras ETS.

Hay distintas maneras en que puede hacérselo saber a sus parejas:

Usted informa a sus parejas.

  • Estas conversaciones pueden ser difíciles. Puede que una de sus parejas lo haya expuesto a usted al VIH, o que usted haya expuesto a una o más de una de ellas sin saberlo.
icon of a person with a speech bubble and a question mark, talking to another person

El departamento de salud informa a sus parejas.

  • Estos servicios a veces se llaman “servicios de notificación a las parejas”.
  • El personal del departamento de salud informa a las parejas suyas actuales y anteriores que puedan haber estado expuestas al VIH.
  • El departamento de salud les proveerá pruebas, consejería y remisiones a otros servicios.
  • Los programas de servicios de notificación a las parejas están disponibles a través de los departamentos de salud y algunos consultorios y centros médicos.
  • Su proveedor de atención médica, trabajador social, administrador de casos, guía de pacientes (patient navigator) o sitio de pruebas del VIH puede ayudarlo a encontrar un programa de servicios de notificación a las parejas.

Proveedores de atención médica

Sus proveedores de atención médica y demás proveedores de servicios para el VIH necesitan saberlo para poder darle apoyo a usted y protegerse ellos mismos.

  • Ellos pueden asegurarse de que tenga acceso a los servicios de atención médica que necesite.
  • Ellos se acordarán de tener mucho cuidado y de tomar precauciones, como usar guantes para evitar el contacto directo con la sangre.

Familiares y amigos

icon of two people at a picnic table

Decirles a ciertos miembros de su familia y amigos que usted tiene el VIH implica beneficios tanto emocionales como prácticos.

  • Sus familiares y amigos pueden ayudarlo a afrontar el diagnóstico de infección por el VIH.
  • Pueden brindarle apoyo con los problemas del tratamiento de mayor plazo.
  • Pueden ayudarlo a decírselo a otras personas.
  • Pueden hablar por usted en caso de que ocurra una emergencia.
  • Pueden ayudarlo a navegar el sistema de salud.

Empleadores

No es necesario que informe a su empleador.

  • Pero quizás quiera decírselo en caso de que necesite tomarse una licencia prolongada o modificar su horario. Por ley, su divulgación es confidencial.
  • El departamento de salud de su estado puede darle información sobre las leyes de su estado y cómo aplican a la divulgación.

Logre y mantenga una carga viral indetectable

  • Si usted toma medicamentos para el VIH, y logra y mantiene una carga viral indetectable, no transmitirá el VIH a sus parejas sexuales.
  • Tener una carga viral indetectable probablemente reduce el riesgo de transmitir el VIH al compartir agujas, jeringas u otros implementos para la inyección de drogas (p. ej., calentadores), pero no sabemos en cuánto.
  • Lograr y mantener una carga viral indetectable es lo mejor que puede hacer para mantenerse sano y proteger a los demás.
  • Obtenga más información sobre el tratamiento para el VIH.

Tomar los medicamentos para el VIH es la mejor manera de prevenir las infecciones oportunistas. Estos medicamentos pueden mantener el sistema inmunitario fuerte y sano. Si usted presenta una infección oportunista, hable con su proveedor de atención médica sobre cómo tratarla.

También hay medidas que puede tomar para prevenir contraer infecciones oportunistas:

  • Hable con su proveedor de atención médica sobre los medicamentos y las vacunas que previenen ciertas infecciones oportunistas.
  • Prevenga la exposición a otras infecciones de transmisión sexual.
  • No comparta agujas, jeringas u otros implementos para la inyección de drogas (por ejemplo, los calentadores).
  • Limite su exposición a los microbios que pueden hacerlo enfermar gravemente. Estos incluyen los de tuberculosis o los que se encuentran en las heces, la saliva o en la piel de los animales.
  • No consuma ciertos alimentos, incluidos los huevos poco cocidos, la leche y los quesos crudos, los jugos de fruta sin pasteurizar o los germinados de semillas crudos.
  • No beba agua sin tratar, como agua directamente de lagos o ríos. Evite tomar el agua de grifo en otros países. Beba agua embotellada o use filtros para el agua.
  • Hable con su proveedor de atención médica sobre las cosas que lo podrían exponer a infecciones oportunistas en su trabajo, su casa o durante sus vacaciones.

En algunos casos, los desafíos que afrontan las personas hacen que sea difícil apegarse a un plan de tratamiento. En otros casos reducidos, no se logra una carga viral indetectable aunque las personas tomen los medicamentos para el VIH según las indicaciones. Si su carga viral no está —o no se mantiene— a niveles indetectables, todavía puede proteger a sus parejas usando otras opciones de prevención.

PrEP pill

Anime a sus parejas a tomar la PrEP

  • La PrEP (profilaxis prexposición) son medicamentos que toman las personas que están en riesgo de contraer el VIH para prevenirlo.
  • Si los medicamentos de la PrEP se toman según las indicaciones, son altamente eficaces para prevenir contraer el VIH a través de las relaciones sexuales o el uso de drogas inyectables.
  • Obtenga más información sobre la PrEP.
condoms

Use condones de la manera correcta cada vez que tenga relaciones sexuales

  • Los condones son altamente eficaces para prevenir la infección por el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual (ETS), como gonorrea y clamidia.
  • Use lubricantes a base de agua o a base de silicona para ayudar a prevenir que los condones se rompan o se salgan durante las relaciones sexuales.
  • Aprenda la manera correcta de usar un condón masculino y un condón femenino.
De poco a nada de riesgo

Elija actividades sexuales con poco o nada de riesgo

  • Elija relaciones sexuales que sean menos riesgosas que las anales o vaginales. Hay entre poco y nada de riesgo de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales orales.
  • No se puede transmitir el VIH a través de las actividades sexuales que no involucran contacto con líquidos corporales (como el semen, las secreciones vaginales o la sangre).

Hágase las pruebas y reciba tratamiento para las otras ETS

  • Si usted logra y mantiene una carga viral indetectable, contraer una ETS no parece aumentar el riesgo de transmitir el VIH. Pero las ETS pueden causar otros problemas.
  • Si su carga viral es indetectable, hacerse pruebas y recibir tratamiento para las otras ETS que tenga puede ayudar a reducir sus probabilidades de transmitir el VIH.
  • Encuentre un sitio de pruebas cercano.

Si cree que su pareja podría haberse expuesto recientemente al VIH, háblele sobre la PEP

  • La PEP (profilaxis posexposición) son medicamentos que se toman para prevenir la infección por el VIH después de una posible exposición (por ejemplo, si se rompe el condón durante una relación sexual y usted no tiene una carga viral indetectable).
  • La PEP debe comenzarse dentro de las 72 horas de la posible exposición. Cuanto antes su pareja comience la PEP, mejor. Cada hora cuenta.
  • Obtenga más información sobre la PEP.

No comparta nunca las agujas, las jeringas o los otros implementos para la inyección de drogas

  • Cada vez que se inyecte, use jeringas e implementos de inyección limpios y nuevos.
  • Muchas comunidades tienen programas de servicios de jeringas (SSP, por sus siglas en inglés) donde se pueden obtener agujas y jeringas nuevas y desechar las usadas de manera segura. Los programas de servicios de jeringas también pueden vincularlo a servicios de tratamiento para el trastorno por consumo de sustancias, pruebas, y cuidados y tratamiento de enfermedades infecciosas.
  • Algunas farmacias venden jeringas sin la necesidad de tener una receta.

Hable con su proveedor de atención médica sobre la atención médica suya y de su bebé

Tome los medicamentos para el VIH según las indicaciones y dele medicamentos para el VIH a su bebé después de que nazca

  • El tratamiento que tomaba antes de quedar embarazada no cambiará mucho.
  • Si toma los medicamentos para el VIH según las indicaciones durante todo el embarazo, el trabajo de parto y el parto, y le da medicamentos para el VIH a su bebé por 4-6 semanas después de nacer, el riesgo de que su bebé contraiga el VIH puede ser del 1 % o menos.
icon of a crawling baby

No amamante a su bebé

  • No amamante a su bebé, aunque usted tenga una carga viral indetectable. Tener una carga viral indetectable reduce el riesgo de transmitirle el VIH al bebé a través del amamantamiento, pero no lo elimina.
  • La recomendación actual en los Estados Unidos es que las madres que tengan el VIH no amamanten a sus bebés.

Durante el embarazo también debería hacerse un examen pélvico y pruebas para la detección de otras enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Lograr y mantener una carga viral indetectable previene la transmisión del VIH durante las relaciones sexuales. Pero hay situaciones en las que uno de los dos posiblemente quiera usar opciones de prevención adicionales.

  • El uso de condones puede ayudar a prevenir algunas ETS.
  • Si usan condones o su pareja toma la PrEP, esto puede darles más tranquilidad mental.
  • También considere usar opciones de prevención adicionales si usted:
    • no tiene certeza, por alguna razón, de que su carga viral sea indetectable;
    • tiene una carga viral alta (200 copias de VIH por mililitro de sangre o más);
    • tiene dificultad para tomas los medicamentos para el VIH con regularidad;
    • se saltó algunas dosis desde la última vez que se hizo la prueba de carga viral; o
    • ha dejado de tomar los medicamentos para el VIH o lo hará en el futuro.

Los avances en la investigación, la prevención y el tratamiento del VIH han hecho que sea posible que muchas mujeres con el VIH tengan bebés libres de VIH. Obtenga más información sobre cómo proteger a su bebé durante el embarazo, el parto y después de que nazca.

Su proveedor de atención médica puede darle información para ayudarla a tomar la mejor decisión en cuanto a tener un bebé. Usted le podría hacer algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es la forma más segura de concebir?
  • ¿Me causará problemas el VIH durante el embarazo y el parto?
  • Mi tratamiento para el VIH, ¿le causará problemas al bebé?
  • ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de tomar medicamentos mientras esté embarazada?
  • ¿Tengo una carga viral indetectable?
  • ¿Cómo puedo evitar transmitir el VIH a mi pareja, a la madre sustituta o al bebé durante la concepción, el embarazo y el parto?
  • Si mi pareja está tomando la PrEP, ¿serán más bajas nuestras probabilidades de transmitirle el VIH al bebé?
  • ¿Qué programas médicos y comunitarios, y qué grupos de apoyo nos pueden ayudar a mí y a mi bebé?
  • ¿Qué métodos anticonceptivos son mejores para mí?

Adoptar a un bebé también es una opción para las personas con el VIH que quieran comenzar o agrandar la familia. La Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades no permite que las agencias de adopción discriminen contra las personas o las parejas que tienen el VIH.

El estigma y la salud mental

Obtenga información sobre el estigma y la discriminación por el VIH y vea las historias de personas que superaron el estigma.

  • icon of a man with his hand over his face

    Tener el VIH puede ser una fuente de mucho estrés.

  • El VIH podría poner a prueba su sensación de bienestar o complicar las afecciones de salud mental ya existentes.
  • El VIH, y algunas infecciones oportunistas, pueden también afectar el sistema nervioso y provocar cambios en el comportamiento de las personas.

Tener buena salud mental lo ayudará a vivir plenamente y es esencial para tratar exitosamente la infección por el VIH.

Una de las afecciones de salud mental más comunes que afrontan las personas con el VIH es la depresión.

¿Cuáles son los síntomas de depresión?

 

icon of a person sitting on the floor covering their face with their hands

Los síntomas de depresión que pueden afectar la vida diaria incluyen:

  • tristeza persistente,
  • ansiedad,
  • sensación de “vacío”,
  • sensación de impotencia,
  • negativismo,
  • pérdida del apetito,
  • desinterés por interactuar con los demás.

Para ayudar a manejar la salud mental es importante saber cuándo, cómo y dónde obtener ayuda. Si necesita ayuda para encontrar tratamiento llame a la línea nacional de ayuda 1-800-662-HELP (1-800-662-4357).

La depresión se puede tratar

icon of a person questioning a person on a couch

Pregúntele a su proveedor de atención médica, trabajador social o administrador de casos si pueden remitirlo a un grupo de apoyo local. Es posible que también lo remitan a un proveedor de salud mental que pueda brindarle los cuidados que necesita:

  • Los siquiatras tratan los problemas de salud mental usando distintos tipos de terapia como, por ejemplo, terapia hablada, y recetando medicamentos.
  • Los sicólogos ayudan a las personas a sobrellevar los desafíos de la vida y los problemas de salud mental con terapias, como terapia hablada. Por lo general, los sicólogos no pueden recetar medicamentos.
  • Los terapeutas son consejeros de salud mental, matrimoniales o de familia. Ayudan a las personas a sobrellevar los problemas de la vida y de salud mental.

Vida Saludable con el VIH

La nutrición de las personas que tienen el VIH a veces se ve afectada por situaciones como las siguientes:

  • Cambios en el metabolismo del cuerpo.
  • Medicamentos que pueden causar malestar estomacal.
  • Infecciones oportunistas que pueden causar dificultad para comer y tragar.
  • Alimentos que pueden afectar el tratamiento del VIH (como las carnes y el pescado crudos).

Cualquiera de estos problemas puede afectar la capacidad del cuerpo de absorber los nutrientes que se necesitan para conservar la buena salud.

Coma alimentos saludables

La alimentación saludable es buena para su salud en general. Seguir una alimentación saludable ofrece varios beneficios:

  • Proporciona la energía y los nutrientes que su cuerpo necesita para luchar contra el VIH y otras infecciones.
  • Mantiene su peso saludable.
  • Maneja los síntomas y las complicaciones de la infección por el VIH.
  • Mejora la absorción de los medicamentos y ayuda a manejar posibles efectos secundarios.

Hable con su proveedor de atención médica sobre su alimentación. Puede preguntarle sobre las medidas que debería tomar para mantener una buena nutrición. Su proveedor de atención médica podría remitirlo a un nutricionista o un dietista. Estos especialistas lo pueden ayudar con sus necesidades nutricionales.

icon of a woman in a yoga stretch pose

Haga ejercicio con regularidad

El ejercicio puede ayudarlo a mantener una buena salud física y mental. El ejercicio regular ofrece muchos beneficios:

  • Aumenta su fuerza y resistencia, y mejora su estado físico.
  • Reduce el riesgo de depresión.
  • Ayuda al sistema inmunitario a combatir las infecciones.

Las personas que tienen el HIV pueden hacer los mismos tipos de ejercicio que las personas que no lo tienen. Busque una rutina de acondicionamiento físico que disfrute. Haga de los ejercicios algo entretenido y comprométase a hacerlos.

El tabaquismo produce muchos efectos negativos en la salud. Entre las personas con el VIH, aquellas que fuman tienen mayores probabilidades de lo siguiente:

  • Presentar cáncer de pulmón, cánceres de cuello y cabeza, cánceres de cuello uterino y ano, y otros tipos de cáncer.
  • Presentar neumonía bacteriana, neumonía por Pneumocystis jirovecii, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y enfermedad cardiaca.
  • Presentar afecciones de la boca, como candidiasis oral (algodoncillo) y leucoplasia vellosa oral.
  • Tener menor respuesta al tratamiento del VIH.
  • Presentar una enfermedad potencialmente mortal que lleve al diagnóstico de SIDA.
  • Tener una vida más corta.

Los Viajes y el VIH

Viajar fuera de los Estados Unidos puede ser riesgoso para cualquier persona. Sin embargo, para las personas con el VIH puede requerir que se tomen precauciones especiales. Por ejemplo, viajar a algunos países en desarrollo puede aumentar el riesgo de contraer infecciones oportunistas. Para ir a algunos destinos, podrían necesitar ciertas vacunas. Su proveedor de atención médica puede revisar su registro médico para asegurarse de que las vacunas sean seguras para usted.

Hable con su proveedor de atención médica al menos entre 4 y 6 semanas antes de viajar.

  • Pregúntele sobre los medicamentos, por ejemplo, antibióticos para tratar la diarrea del viajero, y las vacunas que podría necesitar.
  • Infórmese sobre los riesgos para la salud en los lugares que planea visitar.
  • Infórmese sobre las medidas específicas que necesitará tomar para mantenerse sano.
  • Reúna los nombres de los proveedores o centros médicos para el VIH que haya en el lugar que planea visitar.
seguro médico

Infórmese sobre su seguro médico.

  • Revise su seguro médico para ver qué cobertura provee durante los viajes.
  • Lleve un comprobante de su seguro. Haga una copia o escanee su póliza, y envíe la imagen a una dirección de correo electrónico a la que pueda ingresar durante su viaje.
  • Deje una copia en su casa y dígales a sus amigos o familiares dónde la dejó.
  • Considere comprar seguro del viajero adicional si su seguro no cubre:
    • el transporte de emergencia a un centro de atención médica, o
    • el costo de la atención médica que reciba en otros países.

Infórmese sobre su lugar de destino.

  • Averigüe si en los países que planea visitar hay reglamentos de salud especiales para las personas que visitan, especialmente las que tienen el VIH.

Apéguese fielmente a hábitos seguros en relación con lo que come y bebe.

  • Los alimentos y el agua de los países en desarrollo podrían contener microbios que pueden hacerlo enfermar.
  • Coma solamente alimentos calientes.
  • Tome agua o bebidas embotelladas, café o té caliente, vino, cerveza u otras bebidas alcohólicas.
  • Evite comer las frutas o verduras crudas que no haya pelado usted mismo.
  • Evite comer carnes, mariscos o pescados que estén crudos o poco cocidos y productos lácteos no pasteurizados.
  • El agua del grifo, así como las bebidas y el hielo hechos con agua del grifo, podrían hacerlo enfermar.

Cuídese a sí mismo y proteja a los demás.

Evite el contacto directo con los excrementos de animales.

  • Los excrementos de los animales (sus heces) en la tierra o las aceras pueden ser dañinos para las personas que tienen el VIH.
  • Use zapatos para protegerse y no entrar en contacto con excrementos de animales.
  • Use una toalla para protegerse de los excrementos de animales cuando se recueste en una playa o parque.
  • Lávese las manos con agua y jabón después de entrar en contacto con animales.
icon of a pair of human lungs

Evite los hospitales y los centros médicos donde se trate a pacientes con tuberculosis (TB) que estén tosiendo.

  • La tuberculosis es muy común en todo el mundo y puede ser muy grave para las personas con el VIH.
  • Visite a su proveedor de atención médica cuando regrese para ver si se debería hacer una prueba de tuberculosis.

¿Qué es el estigma por el VIH?

El estigma por el VIH se refiere a las actitudes negativas y suposiciones sobre las personas que tienen el VIH. Se trata del prejuicio que se genera cuando se cataloga a alguien como parte de un grupo que se supone ser socialmente inaceptable.

Estos son algunos ejemplos:

  • Creer que solo ciertos grupos de personas pueden contraer el VIH.
  • Juzgar moralmente a las personas que toman medidas para prevenir la transmisión del VIH.
  • Sentir que alguien merece contraer el VIH debido a las decisiones que toma.

Estigma y la discriminación del VIH

La educación es clave para erradicar el estigma

Mientras el estigma se refiere a una actitud o suposición, la discriminación se refiere a los comportamientos que resultan de esas actitudes o suposiciones. La discriminación contra las personas que tienen el VIH es el acto de tratarlas de una manera diferente que a las personas que no tienen el VIH.

Estos son algunos ejemplos:

  • Un proveedor de atención médica que se niega a brindarle atención médica o servicios a una persona que tiene el VIH.
  • Rechazar el contacto casual con alguien que tiene el VIH.
  • Aislar socialmente a un miembro de la comunidad porque es VIH positivo.
  • Referirse a las personas con el VIH como “infectadas” o “positivas”.

El estigma y la discriminación por el VIH afectan el bienestar emocional y la salud mental de las personas con el VIH. Aquellos que tienen el VIH a menudo interiorizan el estigma que sienten y comienzan a crear una imagen negativa de sí mismos. Podrían temer que se los discrimine o juzgue negativamente si se sabe que tienen el VIH.

icon of a woman with her hand over her face

La “interiorización del estigma” o “autoestigmatización” sucede cuando una persona absorbe las ideas negativas y los estereotipos sobre las personas con el VIH y comienza a aplicarlos a sí misma. El estigma interiorizado del VIH puede producir sentimientos de vergüenza, temor a que se sepa, aislamiento y desesperación. Estos sentimientos pueden llevarla a no hacerse la prueba ni recibir tratamiento para el VIH.

La estigmatización de las personas que tienen el VIH parte del temor al VIH. Muchas de las ideas que tenemos acerca del VIH provienen de las primeras imágenes del VIH que aparecieron a principios de los años 80. Las suposiciones erróneas sobre la forma en que se transmite el VIH y lo que significa tener el VIH todavía existen hoy en día.

La combinación de falta de conocimiento e información con la existencia suposiciones obsoletas produce en la gente temor a contraer el VIH. Adicionalmente, muchas personas piensan que el VIH es una infección que solo contraen ciertos grupos de personas. Y esto lleva a que hagan juicios de valor negativos sobre las personas que tienen el VIH.

Hablar sobre el VIH

Hablar abiertamente sobre el VIH puede ayudar a normalizar el tema. Además, provee la oportunidad de corregir las suposiciones erróneas que se tienen y de ayudar a las personas a saber más sobre el VIH. Pero debemos estar atentos a cómo hablamos acerca del VIH y de las personas con el VIH. La Guía de lenguaje antiestigma de la campaña Detengamos Juntos el VIH puede ayudar.

Tomar medidas

Todos podemos ayudar a terminar con el estigma por el VIH con nuestras palabras y nuestras acciones en la vida diaria. Lidere a los demás con sus comportamientos de apoyo. Vea las situaciones de estigma de Detengamos Juntos el VIH para obtener consejos sobre lo que puede hacer cuando lo vea suceder. También puede hacer la promesa de detener el estigma por el VIH al descargar una tarjeta de compromiso para personalizar y publicarla en su sitio web, blog o red social.